Temas del día
Estás leyendo

El CTA pide al CSD un reconocimiento legal de la labor arbitral

FÚTBOL

El CTA pide al CSD un reconocimiento legal de la labor arbitral

El presidente del Comité Técnico de Árbtiros, Victoriano Sánchez Arminio, supervisa las pruebas físicas de los árbitros.

DANI SÁNCHEZ

DIARIO AS

Victoriano Sánchez Arminio ha pedido al Secretario de Estado, José Ramón Lete, acabar con este vacío existente en el Real Decreto 1006. Los árbitros, empezando por Primera y Segunda división, no cotizan a la Seguridad Social.

El pasado viernes 1 de septiembre el Secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, mantuvo una reunión con los distintos estamentos del fútbol después de un primer encuentro con las Federaciones Territoriales en relación a la dimisión de Angel María Villar. Cita donde acudió Victoriano Sánchez Arminio como presidente del Comité Técnico de Árbitros.

Reunión que aprovechó el estamento arbitral para plantear y trasladar al máximo representante del deporte español un mal endémico que arrastran los árbitros en nuestro país. Es el vacío legal en el que se encuentra sumida la profesión arbitral, un "limbo" laboral que le impide acogerse al Real Decreto 1006 vigente en España desde 1985 y que regula la relación de los deportistas profesionales.

Porque el árbitro de fútbol, dada las condiciones particulares de su labor en el mundo del fútbol, hasta ahora no ha podido acogerse a este Real Decreto que permitiría estar sometido a un régimen de la Seguridad Social como el resto de trabajadores. Dicho de otro modo, ningún árbitro de nuestro país, empezando por los colegiados de Primera y Segunda división, pueden cotizar a la Seguridad Social por su trabajo arbitral porque no tiene contrato laboral alguno con la FEF o alguna empresa dependiente. Dada esta situación,una vez acabada su corta vida deportiva, no tienen ningún tipo de rendimiento. Ni siquiera el derecho al paro como cualquier otro trabajador de España. Y pese a los emolumentos que actualmente ingresan los árbitros en Primera división, por encima de los doscientos mil euros, su carrera en España finaliza con apenas 45 años de edad y les deja en una clara situación de desamparo a la hora de tener que enfrentarse al mundo laboral.

A todo esto hay que sumar otro elemento muy importante.Si bien los árbitros españoles no son profesionales, las exigencias de la labor arbitral les obliga prácticamente a tener que dedicarse en exclusiva a su actividad arbitral. Muy pocos son los que pueden compatibilizar su función arbitral con otra profesión. Y quienes logran hacerlo, apenas tienen posibilidades de ascender dadas sus reiteradas ausencias laborales por los partidos, viajes etc.. Empezando por los árbitros internacionales que están prácticamente trabajando todas las semanas.

El CTA tiene un informe jurídico que enviará próximamente al CSD

El Comité Técnico de Arbitros lo tiene claro. Hay que buscar una fórmula, bien dependiendo directamente de la RFEF bien a través de una empresa dependiente del estamento federativo, a través de la cual pudieran emplearse a los árbitros y que estos pudieran acogerse al régimen de la Seguridad como el resto de los trabajadores. Régimen que les permitiría cotizar de cara a una futura jubilación. Incluso crear una ley específica que ampare a los árbitros como ya tienen otras profesiones en nuestro país.

El CSD escuchó con detenimiento la reclamación del estamento arbitral. Tanto es así que en los próximos días está previsto que el propio CTA envíe un informe solicitado en su momento a un despacho especializado donde diseña las posibles soluciones a esta clara situación de desamparo. Veremos como evoluciona este complejo asunto y por el que llevan tiempo luchando los propios árbitros.

0 Comentarios

Normas Mostrar