FEDERACIÓN

La moción de censura a Villar permite presentarse a varios

En la Orden Ministerial recoge textualmente la posibilidad de un segundo candidato e incluso más. También está recogido en el reglamento electoral de la RFEF.

0
La moción de censura a Villar permite presentarse a varios
EDUARDO CANDEL

José Ramón Lete, en la reunión del pasado martes 29 de agosto con todas las Federaciones Territoriales de la RFEF, dejo abierta la opción que, en caso de tener que llegar a la moción de censura, estaban estudiando que pudieran presentarse varios candidatos. Y así podrá ser si llegado el 22 de noviembre, seis meses desde su nombramiento, Angel María Villar no hubiera presentado su dimisión.

Basta con analizar detenidamente la Orden Ministerial que regula los procesos electorales en las Federaciones deportivas españoles. Concretamente en su artículo 19 relativo a la moción de censura. En el mismo no sólo establece los seis meses como fecha a partir de la cual puede hacerse uso de esta opción o el quórum necesario que debe ser "al menos, la tercera parte de los miembros de la Asamblea General".

También en este punto determina que dicha moción "habrá de incluir necesariamente un candidato a la Presidencia de la Federación". Es decir, llegada la fecha del 22 noviembre cualquiera propuesta de moción necesitara el respaldo de 39 asambleístas, también exige que vaya acompañada de un candidato.

Pero esto no quita que pudiera existir otra alternativa a este primer candidato. La clave está en el punto quinto de este mismo artículo 139. Textualmente dice: "Una vez convocada la Asamblea Extraordinaria para el debate y votación de la moción de censura, y dentro de los diez primeros días siguientes a esa convocatoria, podrán presentarse mociones alternativas. En ningún caso la moción de censura alternativa podrá ser suscrita por quienes hayan promovido la inicial". Luego está claro que, llegada esta situación, podríamos asistir a una enfrentamiento entre dos e incluso más candidatos que quisieran optar a ocupar el puesto de Angel María Villar.

Lo mismo establece el Reglamento Electoral de la RFEF vigente en las últimas elecciones no habla de sólo de otra opción alternativa. También en su artículo 34 dice expresamente "candidaturas alternativas", sin poner límite a las mismas.

Alternativas al poder. Louzán tendría problemas por el caso "Patos"

Ahora sólo falta saber quienes serán estos candidatos. Que podrían ser incluso los mismos si previamente Angel María Villar decidiera presentar la dimisión. A día de hoy podemos asegurar que no están definidas estas alternativas. Luis Rubiales, presidente de la AFE, sigue sonando con fuerza si bien no acaba de contar con el respaldo total entre las territoriales. Andrés Subies, presidente de la Federación Catalana, se ha auto descartado por razones obvias, considerando la actual situación en Catalunya. Otra opción pasaría por el presidente de la madrileña, Francisco Díez, si bien todavía está pendiente de tomar una decisión definitiva y una vez conozca los apoyos con los que contaría.

Y no podemos descartar a Juan Luis Larrea, actual presidente en funciones de la RFEF. Si bien hace unas semanas estaba totalmente descartado, llegado el momento podría presentarse como el candidato de consenso buscando acercar a la RFEF al resto de estamentos del fútbol español. No se ha auto descartado en ninguna manifestación pública.

Quien lo tiene muy difícil es el actual Presidente de la Federación Gallega, Rafael Louzán. El ex presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra continua pendiente de conocer como finaliza el procedimiento de la Operación Patos donde su nombre aparece junto al de otros 36 investigados. Algunas territoriales consideran que esta situación es similar a la que sufren los cinco presidentes de territoriales, recientemente dimitidos de la RFEF, y para los que el CSD instó el pasado 25 de agosto la apertura de expediente ante el TAD. Se trata de Vicente Muñoz, Vicente Muñoz Castelló, Antonio García Gaona, Diego Martínez Gómez, Jacinto Andrés Alonso Marañón y José Miguel Monje Carrillo. Todos ellos también investigados por el caso Soule.