ESPAÑOLES POR EL MUNDO

El Saint-Etienne de Óscar García, el tapado del campeonato galo

Es tercero empatado a puntos con los dos grandes de Francia, PSG y Mónaco. Ha ganado los tres partidos disputados con cinco goles a favor y ninguno en contra.

Madrid
0
El Saint-Etienne de Óscar García, el tapado del campeonato galo
CHARLY TRIBALLEAU AFP

Arrancó el campeonato francés con todas las miradas puestas en Neymar y el futuro de Mbappé. Las dos estrellas de la Ligue 1 lideran a PSG y Mónaco, dos de los equipos que han vencido los tres partidos que han disputado hasta la fecha. Sin embargo, hay un tercer conjunto que también ha logrado pleno de victorias, el Saint-Etienne que dirige el español Óscar García Junyent, y que está sorprendiendo por este buen inicio de temporada.

El exentrenador del Red Bull Salzburgo llegó al conjunto galo este verano y, de momento, ha convertido a su equipo en la revelación del campeonato. Sus números así lo demuestran: tres victorias, cinco goles a favor y ninguno en contra. De hecho, ocupa la tercera plaza por el mejor goal average de PSG y Mónaco, pero apunta a buenas cosas este histórico equipo que quiere volver a codearse con los grandes. Sorprendió al Niza en el debut liguero con una victoria por la mínima (1-0). Repitió resultado a domicilio en la segunda jornada ante el Caen (0-1) y, en la última jornada, venció con solvencia al Amiens (3-0).

"Estamos contentos a nivel de resultados por cómo hemos empezado, hemos trabajado duro para tener un equipo competitivo pero todavía estamos lejos de cómo queremos jugar", afirmó Óscar García en una entrevista en Radio Francia Internacional. El español tiene claro que lo que busca ahora mismo es que "seamos competitivos desde el principio para ir avanzando poco a poco en el resto de aspectos". Sobre su llegada al Saint-Etienne, reconoció que les gustó la idea "porque es un equipo con muchos aficionados, muy fieles y es el equipo más histórico de la liga francesa". De momento, la competitividad que pedía a sus jugadores es latente. Y promete seguir dando guerra en un campeonato galo que crece jornada tras jornada.