Estás leyendo

El Almería sonríe a costa de un Nàstic sin pegada

NÁSTIC 0 - ALMERÍA 1

El Almería sonríe a costa de un Nàstic sin pegada

El tanto de Caballero fue suficiente para el Almería. Carreras debutó en el banquillo grana y pudo hacerlo con un punto, pero René y el palo lo evitaron.

René y el palo de su portería evitaron que el Nàstic puntuaran en una primera jornada que pasará a la historia por ser el debut de Lluís Carreras, pero no por el juego. El Almería fue superior y el tanto de Caballero le bastó para sumar tres puntos y arrancar el curso con una sonrisa.

El Nou Estadi aguardó con paciencia a que el Nàstic empezara a controlar el balón, pero fue el Almería, con un Pozo omnipresente, el que mandó. En el 11’, llegó el primer susto para el conjunto grana y ello le espoleó porque Tejera y Maikel Mesa empezaron a entrar en juego. Los huecos que dejaban el Almería lo aprovechaban para sumar al ataque desde la segunda línea y, en el 21’, pudieron hacer el 1-0. Tejera la tuvo primero con un tiro a bocajarro y después fue Mesa el que comprobó que René tiene unos reflejos fantásticos.

El portero era un muro y ello daba confianza a su equipo para subir las líneas, presionar en campo contrario, y así fue cómo se gestó el 0-1. Pozo recogió un balón fuera del área y el metro de más que le dio la zaga grana lo aprovechó para asistir a un Caballero que no falló en el mano a mano desde dentro del área ante Dimitrievski. El final de la primera mitad fue un quiero y no puedo de un Nàstic al que le faltó velocidad tanto a la contra como en la circulación del balón.

Tras el descanso, el Nàstic volvió a salir a remolque y el principal problema que tenía es que Carreras no tenía en el banquillo a un revulsivo que pudiera darle un giro de 180 grados al encuentro. Pozo seguía controlando el tempo del duelo y Fidel era una pesadilla constante.

En los últimos minutos se vivió un intercambio de golpes que lo inició Fidel, Dimitrievski se lució, y Hicham lo finalizó con un mano a mano que no supo aprovechar. El Almería dejó con vida al Nàstic y en los últimos minutos pudo llegar el empate. Pero no era el día. Javi Jiménez primero no remató bien y, en el 93’, Maikel Mesa tiró al palo.

0 Comentarios

Normas Mostrar