BARCELONA 1 - REAL MADRID 3

Messi sí se libró de una sanción por su empujón a Undiano

El argentino empujó al navarro después de que este le estorbara en un Clásico de 2009. Simeone fue castigado con ocho partidos en 2014.

0

Cristiano Ronaldo ha sido sancionado con cuatro partidos por el empujón que propinó al colegiado De Burgos Bengoetxea tras ver la segunda amarilla en el partido contra el Barcelona, que se unen al encuentro que deberá cumplir por la expulsión para un total de cinco partidos de castigo. Una acción similar, sin embargo, no le costó a Messi sanción alguna en un Clásico en el Bernabéu (el del 2-6) en la temporada 2008-2009.

Corría el minuto 10 de la segunda parte, con 1-3 en el marcador. El argentino se disponía a enfilar la portería de Casillas cuando en su arrancada fue estorbado por Undiano Mallenco, colegiado de aquel encuentro. El árbitro navarro señaló falta del rosarino a Raúl en la disputa del balón que quedó dividido y Messi, contrariado, respondió con un empujón. Undiano no amonestó al jugador azulgrana ni reflejó la acción en el acta. Al no aparecer en la misma ni mediar denuncia, y como Competición no actúa de oficio, el delantero del Barcelona no tuvo que afrontar sanción alguna.

A Simeone le cayeron ocho partidos en la Supercopa de 2014

Otra acción de menosprecio en una Supercopa le costó hasta ocho partidos de sanción a Simeone. Fue en la vuelta de 2014 contra el Real Madrid, en el mismo partido en el que Modric vio las dos amarillas que le impidieron jugar ayer domingo en el Camp Nou. El entrenador del Atlético fue expulsado por protestar y después propinó dos collejas al cuarto árbitro. Le cayeron ocho partidos desglosados en: cuatro de ellos por las collejas, dos por la expulsión, otro por no situarse en un lugar adecuado en la grada y el octavo por "conducta contraria al buen orden deportivo".

Otro precedente: los cinco partidos a Livaja

Un caso más reciente lo encontramos en el Las Palmas-Alavés de la 33ª jornada de la última Liga. Livaja fue expulsado por una fuerte entrada a Marcos Llorente y Munuera Montero reflejó en el acta que, tras mostrarle la roja directa, el croata le empujó. Al delantero amarillo le cayeron cuatro partidos por esa acción además del correspondiente encuentro por la expulsión.

El Madrid podría recurrir la segunda amarilla

Al Real Madrid le cabe la posibilidad del recurso. La retirada de la segunda amarilla, aunque difícil, es factible. Sin embargo, resulta complicado que Cristiano pueda esquivar la sanción de cuatro partidos por el empujón.

La doctrina del Comité de Competición, apoyada en el Código Disciplinario de la RFEF, dice que "las apreciaciones arbitrales referentes a la disciplina deportiva basadas en hechos relacionados con el juego son definitivas y se presumen ciertas, obligando a quien las impugna a hacer quebrar su interina certeza con una prueba excluyente y rotunda, que ponga de manifiesto un claro error arbitral, ya sea por la inexistencia del hecho reflejado en el acta o la patente arbitrariedad de la misma".

Ese entrecomillado lo conoce bien el Real Madrid. Está extraído del texto de resolución del Juez Único de Competición al recurso que el club blanco presentó la temporada pasada por la quinta amarilla que vio Nacho en la penúltima jornada de Liga contra el Sevilla y que le habría impedido jugar el partido aplazado contra el Celta en Balaídos. Competición tumbó el recurso del Madrid al estimar que el vídeo presentado no era concluyente. Sí prosperó en Apelación, que consideró que la discusión de Nacho con Correa que motivaba la amarilla en el acta no se había producido.

La puerta a que le retiren la segunda amarilla a Cristiano queda pues, aunque mínimamente, abierta. Más complicado, no obstante, será para el luso salvar la sanción por el empujón.