Cádiz
0
FIN
3
Villarreal

CÁDIZ 0-VILLARREAL 3

El Villarreal se lleva el duelo de submarinos del Trofeo Carranza

El centrocampista de Villareal CF Ramiro lucha por el balón con el centrocampista del Cádiz C.F. Aitor durante el partido de consolación del LXIII Trofeo Carranza.

Román Ríos

EFE

Un gol de Soriano con la ayuda de Cifuentes y un doblete de Bakambu permite al Villarreal acabar tercero en el Trofeo Carranza. Barral falló un penalti con el 0-1 en el marcador.

Después de haber caído ante Las Palmas (0-1) y Málaga (1-0), de manera respectiva, Cádiz y Villarreal se enfrentaron en Carranza por el tercer y cuarto puesto. Duelo de submarinos amarillos en el que se alzó como ganador el equipo visitante.

Colocó Fran Escribá un 4-4-2 sobre el césped del Ramón de Carranza, con Bakambu y el joven Darío en punta y Rodrigo y Fornals en el centro. Una apuesta por el balón largo al principio del partido para que el delantero congoleño peleara por coger la espalda de los centrales, por su parte, Álvaro Cervera sorprendió con Álex Fernández y José Mari en la sala de máquinas, prefiriendo practicar un juego de toque con Imaz de enganche. Quizás, esta decisión trastocara los planes del equipo visitante.

Los papeles se cambiaron tras los primeros quince minutos de duelo, en los que el Villarreal logró encerrar al Cádiz en su cuarto y empezó a darle movilidad al balón. Bajo este dominio se adelantarían los castellonenses en el minuto diecisiete. Roberto Soriano agarró la pelota en tres cuartos, se perfiló y probó el disparo buscando el palo, apareciendo Cifuentes para atajar el balón pero no para evitar que el rechace se envenenara y terminara entrando.

Pudo aumentar distancias el Villarreal cuatro minutos después, pero Brian Oliván evitó que el disparo de Fornals desde el interior del área se convirtiera en el segundo tanto. Los mejores momentos del equipo que vestía de rojo no fueron aprovechados y el Cádiz pudo empatar desde los once metros en el 27 de partido, al enviar David Barral al larguero un penalti provocado por Rodrigo, que tocó el balón con la mano cuando Brian Oliván centraba desde línea de fondo.

Tras este penalti fallado, el Villarreal se lanzó a aumentar la ventaja en el marcador, llegando a ocasionar algún que otro contraataque peligroso con Bakambu demostrando su pegada de cara a la portería rival. Aunque Barral y Aitor, este en dos ocasiones, probaron suerte desde la frontal, el Villarreal tocaba mejor el balón según iban pasando los minutos hasta terminar dominando la primera parte. Incluso, al filo del descanso, Bakambu se quedó solo ante Cifuentes pero no supo definir correctamente.

En la reanudación se volvería a repetir el guion de la primera parte, en la que el primer cuarto de hora fue completamente cadista, con acercamientos pero sin ocasiones del todo peligrosas. Un dominio que dejó ver a un gran Álex Fernández y que dejó ver la falta de gol que viene arrastrando el Cádiz a lo largo de su pretemporada. Después de acabar con sus minutos de toque, el Villarreal tomaría la ofensiva, logrando ampliar el marcador.

Un gran pase en profundida de Leo Suárez hacia Bakambu recompensaría el trabajo del congoleño en el 62 de partido, plantándose ante Cifuentes y cruzando el balón para poner el 0-2 en el marcador. Solo dos minutos después, sin dejar al Cádiz recomponerse, llegaría el tercero, originado por un error de Mikel Villanueva en el pase al portero que interceptó Darío, asistiendo en el interior del área a Bakambu para que este solo tuviera que empujarla al fondo de las mallas. Cuando la posesión estaba en poder del Villarreal, poco podía hacer el cuadro local.

Entre pase y pase de los visitantes, Aitor García consiguió colarse entre los centrales para encarar a Barbosa, no aprovechando la ocasión y enviando el esférico directamente fuera. Sería la única ocasión clara de los amarillos en esta segunda mitad, mientras que el Villarreal, que había levantado el pie del acelerador, pudo hacer el cuarto en los minutos finales, aunque Cifuentes evitó que Fornals le ganara el mano a mano.

De esta manera, el Villarreal se llevó el apodado por el alcalde de Cádiz como “duelo de submarinos” siendo superior a un Cádiz peleón, que buscó la manera de encontrar las cosquillas al conjunto castellonés sin fortuna. Por tanto, Villarreal queda tercero y el Cádiz, cuarto, en esta LXIII edición del Trofeo Carranza.

0 Comentarios

Normas Mostrar