Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Copa Libertadores
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Premier League
Bundesliga
Copa Libertadores
Liga Portuguesa
Leganés
1
FIN
1
Alavés

LEGANÉS 1 - ALAVÉS 1

El Leganés se lleva en los penaltis su trofeo ante el Alavés

El Leganés se lleva en los penaltis su trofeo ante el Alavés

CHEMA DIAZ

DIARIO AS

Los vitorianos dominaron con soltura en la primera parte, pero la segunda fue para los pepineros. Pedraza adelantó al Alavés. Empató Leonardo.

El Leganés se ha adjudicó la 38ª edición del Trofeo Villa de Leganés al vencer 4-2 en los penaltis al Alavés, el rival con el que cerró la pasada temporada liguera y con el que la empezará la siguiente el viernes 18 de agosto. Los 90 minutos reglamentarios concluyeron con empate a uno. Héctor Hernández y Wakaso fallaron sus disparos desde los once metros. En el Lega no hubo ni un error. Leonardo marcó el definitivo, con el que el Lega ganó el trofeo y con el que, de paso, él se encumbró como héroe de la noche. Este joven portugués procedente del filial del Mónaco se había encargado antes de empatar un partido que se le había puesto cuesta arriba a los de Garitano.

Los vitorianos mordieron con más tino en el inicio. Cuestión de chispa, ésa que falta en pretemporada. La que encontró Romero apenas discurridos nueve minutos para ver el hueco que había dejado a su espalda Bustinza. Pedraza, un futbolista atómico fruto de la (cada vez más) inagotable cantera del Villarreal, le leyó el pensamiento y a la carrera, gozó del pase. Lo saboreó con tino y tiempo para darse el gustazo de batir a Champagne por bajo dentro del área, ajustado al palo izquierdo del arquero argentino.

El Villa de Leganés se ponía cuesta arriba para la escuadra de Garitano, plagada de ausencias. Hasta seis futbolistas (Tito, Koné, Serantes, Zaldúa, Siovas y Timor) se quedaron fuera de la lista por molestias de diversa índole. Sólo tres fichajes (Gumbau, Eraso y el ‘canterano’ Diouf) formaron parte del once inicial.

El zarpazo del Alavés dejó tocado a un Leganés al que le costó encontrar el ritmo durante buena parte de la primera mitad. Por momento hubo incluso desesperación y alguna patada a destiempo. Caricias impropias de las alturas del verano en el que estamos. En uno de esos lances Wakasó se picó con Erik Morán apenas transcurrida media hora. Hubo tangana, sí. Quién lo diría en pleno mes de agosto.

Fue un borrón que no manchó el espectáculo. Tampoco frenó la mejor claridad de ideas del Alavés. Carburaba con más criterio y ritmo liderado por la batuta Enzo Zidane (al chaval se le ven los genes) y la verticalidad de Romero, el mejor en los de Zubeldia. Uno y otro descabalgaron a la defensa pepinera. Y en cada ocasión vasca se dejaba sentir su presencia. El propio Romero pudo hacer el 0-2 tras un centro de Héctor Hernández en el 21’ y Ely casi lo consiguió en el 29’ a córner botado por Enzo.

No fue hasta el 32’ que el Leganés no tuvo la primera del partido. El Zhar se sacó en la frontal un latigazo que salió por poco a la izquierda de Pacheco, pero no importunó a un Alavés que siguió dominando y desbordando a Bustinza. El lateral derecho del Lega sufrió las peores consecuencias de cada embestida vitoriana. Su costado fue el preferido para castigar a la zaga pepinera. Ely en el 37’ volvió a percutir en la meta de Champagne antes de que El Zhar respondiera con otra bolea que se marchó lejos en el 39’.

Al descanso, revolución local. Lo de siempre. En el Leganés se fueron todos. Garitano sacó un nuevo once. Ezequiel Muñoz debutó apenas un día después de fichar. No desentonó el central argentino ex del Genoa. A su alrededor, seis futbolistas de la primera plantilla y cuatro canteranos. En el Alavés sólo Diéguez suplió a Ely. Quizá por eso, porque las piernas pepineras estaban más frescas que las visitantes, el nuevo Lega sometió desde la reanudación a su contrario. Hubo brío (lo puso Leonardo), criterio (otra exhibición de Rubén Pérez) y desborde (Omar ha vuelto con ganas de magia). Faltaba el gol.

Gabriel lo rozó en el 63’. Omar lo imitó en el 74’ con un zurdazo lejano. Mozo en el 80’ también la tuvo. Tanto aporreó el Leganés la puerta, que acabó derribándola. Lo hizo con sutileza y cintura a ritmo de samba. Gabriel dejó sentado a dos rivales con un gran recorte dentro del área. El de Resende cedió la bola a Leonardo. Cayéndose, casi sin ángulo, el espigado ‘9’ la puso ajustada al palo. Este portugués traído de la cantera del Mónaco lo celebró a lo grande. Guinda a una buena pretemporada que le ha regalado algún que otro elogio privado de los mayores, aunque lo suyo será salvo sorpresa, el filial de Tercera División. Pese a ello, luego en la tanda de penaltis, se dio el gustazo de marcar el tanto definitivo después de que Rubén Pérez, Mozo y Rico marcaran los suyos. Katai y Manu García hicieron lo propio en el Alavés, pero Héctor Hernández y Wakaso la mandaron lejos de la meta. El trofeo Villa de Leganés se quedaba en casa.

0 Comentarios

Normas Mostrar