Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A
Estás leyendo

Fichajes que fueron sonados: la última aventura de Boban

CELTA DE VIGO

Fichajes que fueron sonados: la última aventura de Boban

Zvonimir Boban durante la presentación oficial de la primera plantilla del Celta de Vigo.

Miguel Riopa

EFE

El centrocampista croata ilusionó con su llegada en verano de 2002. Fue un paso breve (sólo cuatro partidos) pero dejó buen recuerdo en la afición de Balaídos.

El verano de 2002 dejó uno de los fichajes más ilusionantes que se recuerdan en Vigo. Zvonimir Boban, estrella del Milán de los 90, llegaba cedido desde San Siro con la impresión de que su mejor fútbol había pasado (fichó con 33 años) pero con la ilusión de un talento que parecía coronar una plantilla de calidad.

Por entonces, el Celta vivía una buena época. Varias clasificaciones consecutivas para la Copa de la UEFA, parte de los mejores jugadores de la Liga en su plantilla (Karpin, Mostovoi) y además, la superestrella croata con la que esperaban subir un peldaño más.

Su contratación fue petición expresa de Víctor Fernández viendo la situación que vivía en Milán. Fatih Terim no contaba con él para esa temporada. Tenía al croata fuera de la primera plantilla (no tenía dorsal asignado) y entrenando en solitario. La solución llegó en forma de cesión.

El 4 de agosto de 2001, Zvonimir Boban pisaba por primera vez el césped de Balaídos. El croata se enfundó la equipación y procedió a realizar el ritual estival de toques y balones a la grada que ocupaban 400 aficionados encantados de recibirle. En rueda de prensa, todos se mostraron felices. Boban por volver a sentirse apoyado y el presidente Gómez por poder presentar a un futbolista con ese cartel.

"Estoy convencido de que este jugador hará feliz al Celta y a los celtistas. Vamos a poder disfrutar de sus exquisiteces técnicas, de su gran personalidad y de la extraordinaria persona que es, porque aunque hemos estado muy poco tiempo hablando, estuvimos lo suficiente para darme cuenta de que es una gran persona". decía Gómez ante la prensa.

Boban durante su presentación.

Boban tampoco se quedó corto de elogios en lo que parecía la advenencia de un idilio entre futbolista y club. El jugador aseguró que desde que le plantearon la posibilidad quiso formar parte del equipo de Balaídos. El juego del Celta, el buen ambiente en el vestuario y una llamada de Víctor Fernández fueron las tres razones esgrimidas por Boban en su presentación para justificar su llegada a Vigo. 

Todas las buenas deseos de entrenador, jugador y afición no se pudieron transformar en realidad. Boban aspiraba a una titularidad que no pudo conseguir debido al nivel de Mostovoi. Víctor Fernández conocía la calidad del de Imotski pero no fue capaz de encontrarle hueco para jugar al lado del ruso. En ese momento, primó el equilibrio del conjunto dejando a Boban con menos minutos de los esperados.

Cáceres, Boban y Yago en el banquillo.

El último día como celtista de Boban fue un partido ante el Lemona de Copa del Rey. En ese partido se vio como el amor veraniego parecía romperse. El balcánico se sentía fuera de lugar y decidió que si no tenía hueco, haría por no molestar.

En octubre, pocos meses después de su llegada, Boban anunciaba su retirada en una entrevista exclusiva con la Gazzetta dello Sport después de que su aventura en Galicia no fuese todo lo fructífera que esperabaVíctor Fernández fue el encargado de confirmar, a su pesar y no de forma directa, la noticia de su adiós.

Días después, y ya sin entrar en una convocatoria oficial, el croata salió a rueda de prensa para explicar los motivos de su retirada. "Lo siento, pero no puedo aguantar una situación en la que no soy protagonista [...] y no quiero ser un problema." Directo y sincero. Así reconocía Boban que, sus 33 años, solo le complacía estar sobre el césped y no la banca de Balaídos. Él aclaró que sólo "eran problemas deportivos" y apoyó públicamente el planteamiento de Víctor Fernández en una muestra de sensatez y caballerosidad. "Él seguro que esperaba que yo encajase, pero hace bien en mantener su esquema. No le puedo reprochar nada" aseguró.

El croata fue uno de los fichajes más ilusionantes que se recuerdan en Vigo y, a pesar de que futbolísticamente no fuese lo esperado y de lo efímero de su paso, dejó un buen recuerdo en la afición céltica.

0 Comentarios

Normas Mostrar