REAL MADRID

“El espíritu de Best pervive, aquí todavía se nota su presencia”

AS visitó el bar que tuvo el astro de Belfast en Los Ángeles. En The Underground daba rienda suelta a su infierno con el alcohol.

0

El Quinto Beatle no salió de Liverpool: conquistó el Reino Unido desde Manchester y con un balón. George Best se hizo leyenda en el United, donde debutó con 17 años y ganó el Balón de Oro (1968) hasta acabar ahogando su carrera en la bebida. Una vida de dinero, bellas mujeres y glamour que le llevó, en 1976, a la soleada Los Ángeles, que ahora comparten los diablos rojos y el Madrid.

Los blancos harán casi el mismo recorrido que Best en la NASL, la liga estadounidense precursora de la actual MLS. En una competición joven, rica y desesperada por atraer estrellas, el siete acabó en Los Ángeles Aztecs porque la ciudad le recordaba a Marbella, su refugio. Un exilio que azuzó su alcoholismo y no ayudó su idea… de convertirse en propietario de un bar.

AS visitó The Underground, el pub que hasta 2002 fue Bestie’s, la guarida de Best. Allí, en Hermosa Beach, su rastro permanece. Hay fotos suyas y una mesa con el escudo del United. Y al fondo, su silla. “Un día se cabreó y la estrelló contra un espejo que no le gustaba. Al día siguiente pusieron otro y George amenazó: “¡Algún día también destrozaré ese!”, relata Duff, el encargado. “En su entierro, en 2005, estábamos viendo el funeral por televisión y de repente ¡el espejo se cayó solo! Cumplió su promesa. Yo era uno de los camareros ese día…”, asegura. Desde entonces, el espíritu de Best sigue con ellos. “A veces alguien nota cosas raras cuando está en la mesa de billar o en la barra. ¡Decimos que su fantasma sigue aquí porque se lo pasó muy bien en su bar!”.

En Los Ángeles, Best hacía de anfitrión a estrellas como Elton John y daba rienda suelta a sus demonios. En 1981, ya en los San José Earthquakes, desesperado y sin un dólar, le robó un billete a una chica para seguir bebiendo. “Toqué fondo”, reconoció en su autobiografía. Fue inútil, ni siquiera un trasplante de hígado le salvó y el que fuera el gran ídolo pop del fútbol británico falleció el 25 de noviembre de 2005, con apenas 59 años.

Best marcó el mejor gol de la historia de la NASL

Estados Unidos fue el gran epílogo en la carrera de George Best, con 35 años, sobrepeso y las rodillas destruidas, en parte por los duros campos artificiales de la liga. “Allí recibí la única inyección de cortisona de mi carrera”, diría. Pero aunque la forma le abandonaba, nunca se fue su infinita clase y el norirlandés firmó el que ha sido elegido como el mejor gol de la historia de la NASL. El 21 de julio de 1981 regateó a cuatro defensas de los Fort Lauderdale Strikers (su anterior equipo y del que le echaron por lanzarle una camiseta al entrenador) desde la corona del área. Ken Fogerty, amigo de Best, fue el último zaguero en recibir la humillación antes de encajar el gol. “Lo que pocos saben es que unos minutos antes hizo otra jugada aún mejor en la que se fue de siete pero le hicieron penalti…”. Puro Best.