Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

“El Zaragoza ha sido mi pasión y aquí tendré siempre mi corazón”

ZARAGOZA | CANI

“El Zaragoza ha sido mi pasión y aquí tendré siempre mi corazón”

“El Zaragoza ha sido mi pasión y aquí tendré siempre mi corazón”

Alfonso Reyes

Dos mil aficionados y todos los ‘principales’ del club han arropado al genio de Torrero en La Romareda en una emocionante despedida.

Rubén Gracia Calmache, ‘Cani’, ya es historia del Real Zaragoza y del fútbol. Historia con mayúsculas. Arropado por su familia, sus amigos, casi todos los ‘principales’ del club aragonés (Yarza, Sáinz de Varanda, Checa, Cuartero, Rodrigo, Lapetra), su inseparable Zapater y por cerca de dos mil seguidores, el genio de Torrero ha tenido en La Romareda la despedida que merece. Un adiós emocionado que abre paso a un nueva etapa: a punto de cumplir 36 años, va a quedarse como ojeador del Zaragoza y tiene pensado sacarse el título de director deportivo para fortalecer su vinculación con el fútbol.

“El Zaragoza ha sido mi vida y mi pasión. Y aquí tendré siempre mi corazón. Ha llegado el momento de decir adiós. Siempre fui honrado y para jugar al fútbol y defender estos colores hay que estar al cien por cien física y mentalmente, y yo ya no lo estoy. Volví para lograr el ascenso a Primera División, pero ahora no me veo, y aquí hay que estar en cuerpo y alma”, señaló Cani en un comunicado que acabó leyendo entre lágrimas y que se cerró con una impresionante ovación de varios minutos en la sala de prensa de La Romareda.

Cani, que ha perdonado el año de contrato que le quedaba en el Zaragoza, se acordó y se mostró agradecido a todos los clubes de su carrera profesional, a todos sus compañeros, a los médicos, fisios y utilleros, y también a los periodistas. Se va del fútbol sin rencor y sin reproches, dando las gracias a todos, empezando por sus padres, su hermano y su mujer, “las cuatro personas que más me han ayudado en mi vida”.

Después del trago del comunicado, Cani apareció en el césped de La Romareda, donde le esperaban dos mil aficionados que no dejaron de jalearle y de corear su nombre. En un atril especial para la ocasión, el ya ex jugador posó delante de la Copa y de la Supercopa de 2004, sus dos títulos con el Real Zaragoza, y el presidente representativo Christian Lapetra le hizo entrega de una camiseta conmemorativa de su despedida. Cani agarró el micrófono y lanzó sus últimas palabras: “Os doy las gracias a todos y os estaré eternamente agradecido”.

Le espera un último homenaje del Zaragoza, ya que hará el saque de honor en la primera jornada del próximo campeonato en La Romareda.

0 Comentarios

Normas Mostrar