BARCELONA

Andrés Iniesta: el paréntesis de su renovación sigue abierto

Anunció novedades en junio, pero ha mantenido silencio. A Iniesta no le gustó jugar tan poco el año pasado y quiere más minutos.

0

Andrés Iniesta empezará la temporada 2017-18, la misma en la que acaba contrato, sin renovar. El manchego ha intentado ser tan políticamente correcto como suele, pero la realidad es que dijo que no a la primera oferta del club para ampliar su compromiso con la entidad azulgrana. Luego anunció novedades en junio (“ya iremos viendo”). Pero ha mantenido silencio. Así, conseguirá abrir el curso como pretendía: siendo “amo de mi futuro”. En una de sus últimas apariciones en los medios, se mostró especialmente escéptico: “Me gustaría ver cómo empieza todo. Cómo piensa la gente que vendrá (por Valverde) y qué se piensa en el club”.

Básicamente, lo que pretende Iniesta es ser importante en el campo. Al manchego, con la boca chica, se le ha notado que no le ha gustado jugar sólo 23 partidos en Liga pese a sus lesiones (dos en la rodilla derecha y una más en el sóleo de la pierna izquierda). “Ha sido un año especialmente difícil para mí”, ha repetido varias veces.

“Me gustaría ver cómo empieza todo”. Esa es la frase que vertebra ahora mismo el futuro de Iniesta. Hay voces que incluso aseguran que, de advertir en la gira americana o en la Supercopa de España que no tendrá un papel protagonista durante la temporada, podría pedir una salida. Es una opción, no obstante, remota. A su mejor nivel, Iniesta aún marca la diferencia. Y aunque quiera más protagonismo, en el club creen que la gestión que ha hecho de él Luis Enrique a sus 33 años es excelente y que debe estar para marcar la diferencia en partidos claves.

De fondo, el Mundial. No hay mejor manera posible de cerrar el círculo en la Selección que jugar en Rusia. Para eso, no le ayudaría nada estar lejos. Desde China le han llegado ofertas multimillonarias a través de sus agentes. 35 millones de euros por año y un contrato a la carta para elegir incluso sus descansos. Iniesta prefiere seguir de momento. Pero no renovar. El paréntesis sigue abierto.