Estás leyendo

El Lugo más inestable de los últimos años busca entrenador

LUGO

El Lugo más inestable de los últimos años busca entrenador

Víctor Moreno y Luis César Sampedro, director deportivo y entrenador, durante un entrenamiento del Lugo.

Josema Moreno

Diario AS

Después de una temporada en la que consiguió la salvación sin mayores problemas, el club gallego persigue la inestabilidad que le viene faltando.

A pesar de que el Lugo afronte una nueva temporada en Segunda División tras no haber pasado ningún apuro para mantener la categoría, el estado actual del club, al menos en lo deportivo, dista mucho de ser un ejemplo de estabilidad. Si por algo se ha caracterizado la andadura de Tino Saqués, máximo accionista y presidente del club rojiblanco, es por los continuos bandazos en lo deportivo, acumulando tres directores deportivos y cuatro entrenadores (contando con el que aún está por fichar para la próxima campaña). Esto choca con la idea que se quiere transmitir desde la planta noble del Anxo Carro, basada en un proyecto estable y con proyección en el tiempo.

En la dirección deportiva, el cambio ha sido notable. Si en la primera temporada Saqués confió el mando a Toni Otero, conocido por su buen hacer en la cantera del Celta, para organizar el fútbol base del Lugo, su cambio a final de temporada por Emilio de Dios cambió por completo la dinámica de gestión deportiva del equipo. Se dejó de apostar por jugadores con proyección, como Álvaro Lemos o Joselu, para fichar jugadores poco conocidos en la Segunda División y de ligas extranjeras, como Enguene, Perea o Maxi Rolón, cuya aportación a lo largo de este curso ha sido testimonial y totalmente improductiva. A mitad de temporada se anunciaba el cese de Emilio de Dios, tras solo seis meses en el cargo, y la posterior llegada de Victor Moreno, procedente del Albacete. A Moreno lo avalaba la buena labor conjunta que con Luis César habían desempeñado en el equipo castellano, sin embargo la sorprendente renuncia del técnico ourensano a la renovación ofrecida por el Lugo ha dejado en entredicho al propio director deportivo.

Asi las cosas, se prevé un verano nuevamente movido en el mercado para los lucenses, ya que a los relevos de enjundia que deben afrontar en la plantilla, tales como un delantero que sustituya al pichichi Joselu, la renovación de la línea defensiva o la búsqueda de un portero que compita con Roberto, se une la necesidad de acertar en la elección de un entrenador que pueda, por fin, aportar sus ideas dentro de una continuidad en el club. Una búsqueda de estabilidad en lo deportivo que debe ser preferente dentro del Lugo, un equipo poco acostumbrado a los cambios tan bruscos que se han producido en las dos últimas campañas.

0 Comentarios

Normas Mostrar