CAFÉ, COPA Y FÚTBOL | CAPULLO DE JEREZ

“El Madrid ha triunfado este año gracias a la sabiduría de Zidane”

Desde su cuna del sur de luz, jondo puro, escuela pura de calle y de taberna. Miguel Flores, Capullo de Jerez, melena cárdena y rajo encendido de cantaor bravo. Y madridista hasta la trancas.

0

Miguel, Capullo, llega usted con el ánimo encendido a cantar a Madrid en la Suma Flamenca tras la gloriosa temporada de su amado Real Madrid.

Es que el Real Madrid es gloria bendita y siempre te da alegría de vivir. Pero aunque hubiéramos perdido la final yo estaría siempre a su lado, hasta la muerte con mi Real Madrid. Pero esa final era más blanca que las amapolas blancas.

¿Lo pasó un poco mal al principio?

Bueno, en la primera parte estaban un poco dormidos los chicos pero estaba claro que en cuanto se sacudieran la modorra iban a pasar por encima de la Juventus. El Madrid tiene equipo para reinar mucho tiempo en el mundo y la Juve se vino abajo en cuanto los muchachos se afinaron. Es mucho este Real Madrid.

¿Tiene preparado algo con el Real Madrid después de ganar la Champions?

Con mi canción del Madrid voy a hacer un vídeo en el estadio del Jerez, con un guitarrista vestido de portero y yo, ya veremos. Metiendo goles, claro, y cantando con sentimiento.

¿Por qué es del Real Madrid?

Soy del Madrid desde chiquitito. En mi casa somos todos del Real Madrid, ¡y el que sea de otro equipo lo echo a la calle! (ríe). Es que después de Jerez lo que más me gusta del mundo es Madrid, es mi otro pueblo, y el Real Madrid, claro. Y eso que en Barcelona me tratan muy bien y suelo ir a trabajar casi todos los años. Hace poco estuve cantando en el Apolo.

¿Quién es su jugador favorito?

Zidane, desde siempre. Es el que más me ha gustado del mundo. Tuve la suerte de verle en activo y en directo varias veces en el Bernabéu y su estilo era pura gloria, muy difícil de alcanzar algo tan fino y sublime. Tenía cositas de toreros grandes, como de Curro Romero.

Curro Romero es muy madridista.

Bueno, cuidado, Curro es bético hasta el tuétano, y luego, sí, también le gusta mucho el Real Madrid. Hace poco estuvimos juntos en la finca de Sergio Ramos en Sevilla con Malú y Morante de la Puebla, un torero que también me gusta mucho.

¿A Ramos le vio torear?

Se coloca bien, es compadre de Curro Romero y paisano suyo, y ha tenido que aprender bien. ¡Cuánta grandeza guarda ese pueblo de Camas! Paco Camino, Curro Romero, Sergio Ramos… Sergio tiene una cuadra de caballos sensacional en su finca. Y apunta maneras en el cante. Bueno, este chico tiene mucho arte y desde que llegó al Madrid el equipo está bendecido. Es lo mejor que hay ahora mismo en el mundo, ese futbolista no tiene rival.

Es bueno como defensa pero como rematador no tiene precio.

Hombre, Sergio era delantero en sus inicios aunque luego le pusieron en el Sevilla de defensa central. ¿Tú has visto cómo remata de cabeza? El Atleti ha sufrido mucho con él, ya sabes. Cuando se le necesita ahí está Sergio, aunque en la final contra la Juventus no hizo falta tirar mucho de él porque el Madrid se salió por todos los costados. Es un equipo grandioso.

Qué buenos amigos tiene.

Yo soy amigo de todos los cracks. Y admiro también mucho a mi paisano Kiko, aunque sea atlético. Ese chaval era muy fino. Se le notaban sus buenas maneras nada más verlo saltar al campo. Y otro amigo mío es Maradona, ya te digo.

¿Cómo conoció al Pelusa?

En un partido de fútbol que celebramos en Jerez entre artistas y toreros, y Maradona era el árbitro. Yo jugaba en el centro del campo y le decía a Maradona que castigara a todo aquel que me diera una patada, y el tío se partía de la risa. Pero a mí no me marcaba nadie porque yo estaba en todos los sitios del campo. Era muy fino y le pegaba a la pelota de maravilla. Yo jugué en los infantiles del Jerez y en los juveniles del Málaga Llegué a jugar con Viberti un partido, era una gacela el tío.

¿Y por qué no se hizo futbolista?

¡Ay, amigo! Porque me gustaba mucho la fiesta, las tonterías y todo eso. Y, claro, con todo no se puede. Pero cuando me ponía la camiseta con el 10 a la espalda montaba un buen lío.

Conocería a Mágico González.

Claro que sí, de día y de noche. Mágico era extraordinario, fuera de todas las categorías, lo que pasaba era que, bueno, ya sabes, tenía un concepto muy suyo de la disciplina y todo eso. Era capaz de estar toda la noche de discotecas y al día siguiente bordarlo en un partido.

¿A qué jugadores del Madrid les va más la fiesta flamenca?

Uno de los más flamencos es Isco, sobre todo flamenco en el terreno de juego. Es un virguero, pero, claro, no cuesta lo que Bale, por ejemplo, y eso es lo que no me gusta del fútbol actual. Si hubiera jugado Bale la final seguro que no hubiera andado el Madrid tan fino, menos mal que estaba lesionado. Yo tengo una peña flamenca en el barrio de Las Nieves, de Málaga, el barrio de Isco. Y otro grande de los grandes va a ser Marco Asensio. Y Lucas Vázquez. Cada vez que han jugado esos chicos han revolucionado el partido y el Madrid ha ganado la Liga y la Champions, en parte, gracias a ellos.

¿Y quien más ha sido clave en el Madrid en esta campaña?

Zidane, sin duda. Gracias a él se ha logrado todo esto. Ha impuesto sin hacer ruido un estilo de temple superior, a pesar de las presiones que supongo habrá tenido de arriba. Y ha sido capaz de mantener a Cristiano con brío y nervio hasta el final. ¡Cómo ha llegado este chico al último partido de la temporada! Ahí lo tienes, el mejor de la final de Champions y Balón de Oro, claro que sí.

¿Y de Messi, qué dice?

Messi es el mejor de todos los tiempos, así de claro lo digo. Ni Pelé, ni Maradona, ni ná de ná. Messi es de otra galaxia. Puede ganar un partido él solito. Es una maravilla. Y juega andando, hasta que arranca y en un par de metros te monta un lío. Cristiano es formidable pero en el uno contra uno baja mucho, no como Messi. Cristiano es un robot, un atleta, pero Messi es un fuera de serie.

Es un cantaor payo nacido en un planeta gitano como es el barrio de Santiago, de Jerez, donde nació, ¿cómo halló su sitio?

Ése es un barrio muy flamenco, y el arte y el cante no es propiedad de payos ni de gitanos, es de quien lo lleve dentro, aunque uno sea americano.

¿Quién es su cantaor favorito?

Mis clásicos son Manuel ‘Agujetas’, Chocolate, Terremoto, Manuel Torre, Mairena y, especialmente, mi compadre el Camarón, que ése sí que era un grande, todo un champions.

¿Quién le enseñó a cantar?

Yo lo traía de nacimiento, de chico, pero aprendí de todo el ambiente que me rodeaba, de los mayores que cantaban en los saraos y nosotros nos pegábamos a ellos y aprendíamos lo que hacían.

¿Cómo se entrena, cómo prepara sus actuaciones?

Yo no preparo nada porque soy un cantaor de inspiración.

¿Cuál es el palo flamenco más difícil para usted?

El más difícil es la bulería.

Hay muchos artistas y futbolistas buenos pero pocos tienen ese ángel del pellizco “que no se puede aguantar”.

Eso es un don que acaricia a muy pocos. Hay que llegar muy adentro a la gente y pocos lo consiguen. Jugar al fútbol o cantar lo hace mucha gente, pero penetrar de esa manera especial no lo hacen todos. Y eso no se puede explicar. Yo soy analfabeto pero digo: yo me fui para Algeciras y me fui de fiesta, un guitarrista me llamó, a su casa me llevó, me senté en el sofá y la guitarra me tocó. Le canté con sentimiento. Era Paco de Lucía, el mejor de todos los tiempos.

¿Cuando canta qué sensación le recorre el cuerpo?

Yo soy un cantaor de inspiración, ya lo he dicho. No voy con partitura ni nada de eso. Y me acuerdo de todas las letras. Tengo 150.000 letras. Casi ná.

¿Cuál ha sido su mejor época?

Mientras tenga salud toda época es buena. Si quiero comer gambas voy a Sanlúcar, y si me quiero mojar en la playa, directo a los Caños de la Meca. Allí abajo lo tenemos todo, pero hay que tener salud para disfrutarlo como es debido.

Se fue el Camarón, el Agujetas, Enrique Morente, Paco de Lucía..., se va quedando sin los más grandes el flamenco.

Bueno, ahí estamos los que estamos. Pero como esos creo que no volverá a haber más. En cuanto conocí al Camarón algo se me clavó en el alma, nos fuimos de fiesta y ya nos hicimos amigos para siempre. Le conocí cuando era un chiquillo y lo que llevaba dentro ese hombre era algo grandioso, único. Pero también llevaba metido dentro el diablo, como le llamo yo. Y le dio mucha gloria al flamenco. Si no hubiera existido Camarón creo que el flamenco se habría perdido y luego, su unión con Paco de Lucía fue el remate de la gloria. ¡Y qué joven se marchó, con cuarenta años!

Ahora el que rompe es Miguel Poveda, ¿qué le parece?

Bueno, ejem, está bien, está bien (ríe). Hablando claro, ahora todos cantan muy aseaditos, antes se cantaba mejor que ahora, 500.000 veces mejor. Ese Agujetas, El Torta, Terremoto, no sé, eran maestros. Bueno, también sigue José Mercé, otro grande y muy amigo mío. Pero ese rajo de los grandes ya ha desaparecido. Ahora es todo demasiado pulcro y el cante jondo tiene que ser imperfecto para que sea grande y natural.

El 11 de julio actúa en la Suma Flamenca, en el Teatro del Canal, en Madrid. ¿Tiene preparado algo especial?

Lo que vaya saliendo. Madrid es mi segunda tierra y que todo el mundo tenga claro que cuando canto aquí me desangro. No sé cómo saldrá la cosa pero le voy a dar la vuelta a mi corazón. Tiri tiri tiri tiriiii, tiri tiri tiri tiriii, tirititrando de fríooooooo.

Para rematar, ¿podría dedicar una copla a la afición?

-Vamos a ver (canta): Ay…hoy voy a recordar donde yo había nacido, yo subo por mi calle nueva, y en Cantarería he amanecido con Camarón a mi vera diciendo Capullo mío…