Estás leyendo

Diez años del ‘Tamudazo’ o del ‘Polvo del Siglo’

ESPANYOL

Diez años del ‘Tamudazo’ o del ‘Polvo del Siglo’

Raúl Tamudo.

ALBERT GEA

Su gol le arrebató la Liga al Barça en el Camp Nou (2-2). "Cuando llegábamos al Camp Nou la cara de la gente fue de 'estos nos van aguar la fiesta", dijo Moisés.

Barcelona

Cuando llegábamos al Camp Nou, las caras de los aficionados del Barça no eran las habituales. Siempre habían transmitido un mensaje de ‘os vamos a hundir’, pero en esta ocasión decían algo así como ‘estos nos van a aguar la fiesta”, comenta a AS Moisés Hurtado, presente en aquel mítico partido que decidió la Liga 2006-07 con el gol de Raúl Tamudo ante el Barcelona (2-2) y el que anotó Rud van Nistelrooy para certificar la victoria del Real Madrid ante el Zaragoza. Lo que primero fue un presagio luego se tornó en el famoso Tamudazo o el Polvo del Siglo, como tituló Tomás Guasch la crónica de aquel partido, una noche que decidió una Liga, arrebatada al Barcelona por un gol del de Santa Coloma a las 22:47 de aquel sábado que dejó mudo el estadio azulgrana.

“Marcamos primero, pero luego el Barcelona le dio la vuelta al partido con aquel gol de Messi con la mano. El partido estaba abocado al 2-1, dominamos un tramo pero sin pegada... Pero cuando peor estábamos, llegó esa jugada aislada”, recuerda Moisés. Rufete cogió el balón en la posición de extremo derecha y filtró un pase vertical al desmarque de Tamudo, quien con su derecha coló el balón entre las piernas de Víctor Valdés. Se hizo el silencio. Gritó el perico, quien además se convirtió en el máximo goleador del Espanyol en la Liga sl superar a Rafa Marañón con ese tanto (112 goles).

“Nosotros fuimos a competir, pero en aquel momento tampoco éramos conscientes de que habíamos sido protagonistas de la Liga. Eso te das cuenta en el vestuario y te alegras por toda la afición, que lo celebraron por todo lo alto. Al final tu juegas para hacer feliz a tu gente”, explica Hurtado.

Tamudo: "Si he hecho historia, ya me iré dando cuenta"

El propio Tamudo, después de sus dos goles, se mostró así de ilusionado. “Fue el partido soñado por mí y por toda la gente del Espanyol, aunque incluso pudimos haber ganado sin el gol de Messi con la mano. Ya dijimos que no veníamos al Camp Nou a regalar nada. Somos profesionales. Todavía estoy disfrutando de los dos goles del empate. Si he hecho historia, ya me iré dando cuenta”, explicó el capitán perico, que esa misma semana estrenó su libro Alma de calle.

Otro de los que celebró aquel empate fue Ernesto Valverde, diez años después en el banquillo del Barcelona.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar