Estás leyendo

Ángel Nieto: “Florentino, la próxima tiene que ser la 12+1”

REAL MADRID

Ángel Nieto: “Florentino, la próxima tiene que ser la 12+1”

Ángel Nieto.

Pepe Andrés

Ángel Nieto nos cita en la ITV que tiene en Vallecas. Muchos clientes acuden allí por ver en persona a este crack derrocha vitalidad...

¿Vio la final de Cardiff?

Se me pusieron los pelos de punta en la primera parte. La Juve apretó mucho. Pero cuando salieron del vestuario ya no existió más. 4-1 en una final de la Champions es muy difícil de ver hoy en día. Para mí fueron claves los paradones que se metió Keylor en la primera parte. Si la pelotita llega a entrar...

¿Es usted muy madridista?

A ver, cuando yo empecé con las motos, hace la tira de años, en este país sólo existía el fútbol y el boxeo, en el que se hablaba algo de Foyedo, Galiana, Legrá… Y yo venía de ganar un gran premio y decía, “¡me cago en la leche!”. Ganaba en Alemania u Holanda y la información era enana. Y hubo un momento en el que ya me enfadé.

¿Cuándo?

Cuando gané el primer Mundial y no se enteraron nada más que en mi barrio (risas). Gané el segundo y pasó lo mismo. Y dije: “Se acabó”.

¿Y qué hizo?

Primero me enfadé con la tele. Cuando me llevaban a un programa sólo me preguntaban cosas para darle miedo a mi madre, pero de motos no se hablaba. Y me planté y dije que o iban a las carreras para ver lo que hacíamos o…

¿Y qué tiene que ver eso con su madridismo?

A donde iba es a que, en aquel momento, yo odiaba el fútbol.

¿Sí?

Hombre, claro. Pero ocurrió que al tercer Mundial, don Santiago Bernabéu, del que estoy orgulloso de haberlo conocido, me concedió la insignia del Madrid. Antes de correr en moto ya tenía los cromos de Di Stéfano, Gento, Puskas, Kopa…

¿Le llamó personalmente don Santiago?

Sí, sí… Mi relación con él fue genial. Ahí me enganché al Madrid. Iba al Bernabéu mucho, con Pedro Carrasco, gran amigo, me hice socio...

¿Disfrutaba?

Yo iba mucho a entrenar con el torero Andrés Vázquez al Bernabéu. Él corría para atrás más que yo para adelante, el cachondo (risas). Los toreros corren mucho para atrás, ¿sabe?

Hombre, y El Fandi el que más…

Sí, sí…

¿Coincidía con los jugadores?

No… Sólo nos dejaban correr allí. Andrés Vázquez es de mi tierra, de Villalpando, Zamora.

¿Trató a algún jugador?

A muchos… Iba mucho a la Ciudad Deportiva y me encontraba con ellos. También iba Manolo Santana, porque allí había un club de tenis. Estaban Santillana, Camacho…

¿Con quién se llevó mejor?

Con Juanito y con Camacho, al que veo mucho en Ibiza. Con Pedro de Felipe, que desgraciadamente se ha ido. Con todos.

¿Cómo recuerda cuando se presentó en la candidatura de Juan Palacios?

Le ayudé. Es el presidente de Viceroy, amigo mío de hace la tira de años, mi hermano aunque no lleve mi apellido. No ganó porque hubo unas circunstancias raritas ahí, pero realmente estoy contento de que no saliera presidente. Habría podido disfrutar menos de él.

¿Qué le parece la plantilla del Madrid?

A mí hay uno que me gusta mucho que se llama Isco. Me parece un fenómeno. Ese tío me pone. Y el otro, el chavalín, Asensio. El Madrid tiene mucho tío joven y por tanto futuro. Ahora hay que disfrutar de lo que se ha ganado, pero ojo, dentro de dos días hay que estar defendiendo otra vez los galones que te has ganado. Porque tienen la opción de conseguir la 12+1.

¿La 12+1?

Yo espero que Florentino atienda a esto que digo, la próxima Copa tiene que llamarse 12+1.

¿Cómo empezó usted con ese tema?

Porque soy mogollón de supersticioso. El 1 con el 3 no existe para mí. No me siento en una mesa en la que esté el 1 con el 3, no…

¿De siempre?

Tengo mis motivos…

Cuénteme alguno.

Yo ya andaba mosca con ese número de siempre. Y una vez me llamaron de Benidorm para correr un campeonato de España, era un domingo con el 1 y el 3. Y dije que no iba.

¿Y qué pasó?

Me llamaron del Ayuntamiento: “Oye, tienes que venir porque si no, la carrera deja de tener caché”. Y me pegué una leche con una siete y medio que no vea, me quedé sin frenos, y me llevé a gente por delante… Y las pasé canutas.

¿Cómo lo recuerda?

Fue una de las leches más gordas que me di. La moto dio contra una farola, se estampó contra la gente y una persona estuvo muy grave mucho tiempo. Fue horroroso. A otro le amputaron una pierna… Incluso yo, con mi pierna, le rompí la tibia a otro. Desde ese día dije: “¡Nunca más!”. Y sólo existe el 12+1. Y ahora es mi logo. Yo espero, como le digo, que cuando el Madrid gane la siguiente la llame la 12+1.

¿Alguna otra superstición?

El gato negro es muy chungo también. Pero mire, en el último Mundial que levanté, el 12+1, gané todas las carreras.

¿Y corrió la carrera 12+1?

(Risas). No había tantas carreras antes. Pero si había un cartel en un circuito con el 1 y el 3 cada vez que pasaba con la moto, me quedaba mirando al cabrón del cartel y me iba al director de carrera y le decía que lo moviera, que si no, le atizaba.

¿Era Ángel Nieto en la pista más valiente que artista o al contrario?

Yo intentaba jugármela en la última vuelta. Hacerlo durante 35 era una imbecilidad. Si me iba solo, cometía errores. Si iba con gente, me divertía más, estaba mucho más tenso y metido en la cerrera. Yo necesitaba lío. De los 90 Grandes Premios que he ganado, más de la mitad fueron en la última vuelta.

¿Era usted el Cristiano de las motos en su época?

Hay muchas cosas que hacen que un piloto o un futbolista sea un comecocos. Yo tenía mi librillo. Mi trabajo empezaba en el padock. Siendo el referente al que querían ganar me mostraba sobrio y miraba a la gente a la cara, y sabían que les iba a ganar, aunque yo no estuviera convencido. Igual Cristiano hace lo mismo...

0 Comentarios

Normas Mostrar