RFEF

Villar será reelegido este lunes como presidente de la RFEF

Llegó a la institución en 1988 y renovará su mandato por octava vez consecutiva. Lleva 29 años en el cargo. Sólo la justicia ordinaria o el TAD, pendientes de resolver varios casos, podrían tumbarle.

0
Angel María Villar.
JUAN FLOR DIARIO AS

Con un año y medio de retraso, con una imputación por el camino por prevaricación en el proceso electoral y tras una petición de impugnación aún en el aire, Villar será reelegido esta tarde presidente de la Federación. A sus 67 años, renovará su mandato por octava vez tras casi tres décadas en el cargo, en lo que será un paseo militar que confirme sus buenos resultados en las elecciones a la Asamblea que debe elegirle hoy. Si el 27 de abril ya goleó al precandidato Jorge Pérez, 107 asambleístas a su favor contra 32, esta vez espera ganar una votación protocolaria con más ventaja aún, ya que él es el único candidato oficial que se ha presentado.

Jorge Pérez, tras conocer el resultado de los comicios a la Asamblea, decidió plantarse y fiar todo a que la justicia. Su plan, por ahora, le ha salido mal. Ya sólo le quedan dos balas: que el TAD obligue el viernes a repetir las elecciones por irregularidades o que la justicia ordinaria inhabilite a Villar por el Caso Recre o el Caso Haití.

Una vez que hoy se elijan a los miembros de la Comisión Delegada a las 16:30, los 139 asambleístas con derecho a voto (Villar no lo hace) deberán escoger entre dar su apoyo a Villar, votar en blanco o abstenerse. De todos ellos, Villar cuenta ya con el respaldo de 16 presidentes de Territoriales, 10 entrenadores profesionales, 6 no profesionales, 13 futbolistas profesionales, 14 amateurs, 11 árbitros, 22 clubes no profesionales y 12 miembros de fútbol sala. A ellos se espera que se sumen Barça, Athletic y Celta, que entraron de rebote en la Asamblea tras un sorteo que chafó el plan inicial de Jorge Pérez y Javier Tebas de dejarlos fuera para que todos los votos de clubes profesionales (20) fueran a favor del cambio.

Además, Villar ya sabe que algunos asambleístas más que en principio iban a votar a Jorge Pérez recularán al ver que la situación no cambiará. Por eso, el actual presidente confía en que ahora, de forma secreta, le respalden de nuevo y pueda llegar hasta los 115 votos a favor.

Seis votaciones de ocho con un candidato único

El hecho de que Jorge Pérez, su exsecretario general durante los últimos 13 años, no haya presentado los avales en la fecha determinada para los comicios de mañana convierte a Villar de nuevo en candidato único tal y como ha concurrido en cinco de las siete elecciones que ha superado hasta la fecha.

Sólo el presidente de la Federación territorial de Andalucía, Eduardo Herrera, su anterior exsecretario general, Gerardo González, y el exfutbolista Sebastián Losada, desafiaron sin éxito en una ocasión en las urnas a Villar (Bilbao, 1950).

El primero en hacerlo fue Herrera, en la primeras elecciones que Villar ganó el 29 de julio de 1988, cuando reemplazó en el cargo a José Luis Roca. En aquella Asamblea el dirigente bilbaíno obtuvo el respaldo de 216 miembros y 182 apoyaron a Herrera. Hubo un voto en blanco y 12 nulos.

Cuatro años después, el 30 de junio de 1992 fue reelegido para un segundo mandato como candidato único con mayoría absoluta. Recibió 125 votos de los 127 emitidos. España ganó después en los Juegos de Barcelona la única medalla de oro olímpica que atesora.

El 3 de junio de 1996 Villar empezó su tercer mandato. Recibió el voto favorable de 131 de los 150 integrantes de asamblea y sólo hubo un voto nulo.

En el año 2000, cuando las elecciones se celebraron el 7 de febrero antes de que la selección olímpica ganara la medalla de plata en los Juegos de Sídney, consiguió el respaldo de 137 votos de los 143 emitidos.

En 2004, la Asamblea se reunió el 26 de noviembre. Por primera vez desde julio de 1988 tuvo dos rivales y aunque Gerardo González, su exsecretario general, logró un amplio apoyo, Villar renovó mandato al imponerse en las urnas por 98 a 78 votos. El tercer candidato, Sebastián Losada, no obtuvo ningún respaldo.

Para las elecciones de 2008 Villar ganó un pulso a la Administración. El Consejo Superior de Deportes (CSD) no autorizaba el retraso en las elecciones como la RFEF pedía, porque al no participar ningún equipo de fútbol en los Juegos de Pekín debían ser antes de éstos.

Pero finalmente el CSD transigió tras la advertencia del entonces presidente de la FIFA, Joseph Blatter, de posibles represalias a España por injerencia gubernamental que le impedirían jugar la Eurocopa de Austria y Suiza.

Con ese torneo ganado y la oposición que encabezaban Mateo Alemany y Carmelo Zubiaur desmontada, el 24 de noviembre de 2008 renovó una presidencia como candidato único con 144 votos de 165 posibles, 18 blancos, tres nulos y ninguno en contra.

Cuatro años después y con el Mundial de Sudáfrica 2010 en las vitrinas el proceso fue justo al revés. Con España clasificada para los Juegos de Londres 2012, la RFEF tenía que celebrar las elecciones después de éstos, pero en el tránsito por las elecciones generales del gobierno del Partido Socialista al del Partido Popular logró la autorización del CSD para adelantar los comicios.

Éstos fueron el 26 de febrero. Villar recibió 161 votos de los 167 posibles, 5 en blanco y 1 nulo.

La autorización del CSD para adelantar la elección fue recurrida por el exconcejal de urbanismo del ayuntamiento de Madrid, Ignacio del Río, pero su recurso fue rechazado por la Audiencia Nacional casi un año después de que Villar abriera su séptimo mandato, en el que España ganó su segunda Eurocopa consecutiva en Ucrania en julio de 2012.