Espinoza: "Si Dios quiere, nos quedan ocho partidos"

REAL VALLADOLID

Espinoza: "Si Dios quiere, nos quedan ocho partidos"

Espinoza: "Si Dios quiere, nos quedan ocho partidos"

José Luis Rojí

El argentino estuvo en La Tertulia de AS y SER y además de contar su experiencia vital, transmitió como está el equipo de cara a la recta final
Valladolid-Zaragoza: LaLiga 1|2|3, J20

Valladolid

Cristian Espinoza fue el protagonista de La Tertulia de SER y AS desde el restaurante ‘La Atrevida’. El argentino empezó reflejando el ánimo del equipo: “sabemos que debemos preocuparnos de nosotros y pensar en lo que podemos mejorar”. Espinoza llegó en el último día de mercado y además en proceso de recuperación de una lesión que había provocado que equipos como el Oviedo le hubiera descartado y por eso el argentino está encantado en Valladolid: “Estoy muy agradecido al club, al presidente, a Braulio y al míster que confiaron en mí, aun sabiendo mi situación de tener que recuperarme de una lesión. Estoy feliz de que hayan apostado y sólo puedo decir gracias y que voy a dar todo por defender esta camiseta”.

En cuanto a su futuro, el extremo dijo “estoy aquí hasta el 30 de junio y ya veremos qué pasa después, pero me gusta Valladolid y siempre voy a estar en deuda con el club por cómo se han portado conmigo”. Su trayectoria personal le lleva de niño (10 años) a Huracán y allí es donde creció como futbolista: “Vivía bastante lejos, a dos horas de viaje y era mi mama la que me tenía que llevar tres veces por semana a entrenar. Mi padre era hincha de este equipo y eso influyó en mi decisión. Tuve la suerte de entrar en un grupo del que aprendí mucho y yo les estoy agradecido y no es fácil entrar con 17 años en un equipo de gente con experiencia”.

De su llegada a España, Espinoza explicó su etapa en Vitoria donde llegó a debutar en primera y jugar en el Camp Nou, aunque no llegó a cuajar: “Fue cosa del míster del Alavés, que pensó que debía encontrar otro destino porque había otros jugadores en mi puesto y por eso pude venir a jugar acá”. Quedan cuatro partido y después de los últimos cuatro resultados el Valladolid ha escalado posiciones y está claro que ganará la cerrera el que más fuerte esté mentalmente: “Sí, podemos ser los más fuertes ahora mismo; tener partidos ganados nos hace tener confianza en general y nos ayuda a seguir consiguiendo resultados. Nos tocó pasar momentos difíciles como en Sevilla, pero nos vino bien porque llegó en el momento justo y al grupo le hizo despertar y decidir donde queríamos llegar, entrar en playoff y luchar por estar en Primera y nos hizo cambiar y eso se nota en el terreno de juego. En un torneo largo, la cabeza es muy importante”

El choque en Miranda se antoja vital para las aspiraciones, algo obvio para Espinoza: “No será fácil, el fútbol hoy en día en Segunda está muy parejo y nadie se puede relajar porque si no te puede pasar lo que ocurrió en Sevilla”. Desde que llegó al equipo el juego por bandas ha crecido y su posición natural es la derecha: “Siempre jugué por ahí y me siento más cómodo, aunque circunstancialmente ocupé la izquierda. En Argentina ya jugaba en un sistema similar al que usamos aquí y eso me ayuda a estar con el equipo rápido”. A pesar de la racha y de lo poco que queda, Espinoza insistió en que queda mejora: “No existe el equipo perfecto y tenemos cosas que trabajar y para eso estamos. Llegamos al final y si Dios quiere quedan ocho partidos y semana a semana seguir aprendiendo. Somos un equipo más compacto y hasta la defensa empuja cuando atacamos; reconocemos nuestras debilidades y es una de nuestras armas”.

0 Comentarios

Normas Mostrar