Temas del día

El Nàstic regala 45’ y solo llega a tiempo para rescatar un punto

NÀSTIC 2-OVIEDO 2

El Nàstic regala 45’ y solo llega a tiempo para rescatar un punto

El Oviedo se puso 0-2 en una primera mitad en la que bailó a un Nàstic espantoso. Tejera se echó el equipo a la espalda después y firmó un doblete que vale un empate.

El Nàstic fue bipolar. Tras una primera mitad espantosa, en la que el Oviedo le bailó, logró igualar un 0-2 gracias a un Tejera portentoso. El Oviedo pecó de un exceso de confianza y acabó pidiendo la hora para sumar un punto agridulce para ambos porque no les sirve ni para escapar del descenso ni para rozar el playoff.

Lo que está claro es que Merino no gana para disgustos. Si durante la semana previa al partido acumuló críticas, ayer sus jugadores le dejaron en evidencia en una primera mitad horrorosa. El técnico grana apostó por un 4-4-2 que lo fió todo al juego directo, pero la defensa hizo aguas. Rozó el ridículo. En el 0-1 le dieron tiempo a Susaeta para medir su centro y asistir a un Carlitos tuvo más ambición que Bouzón. Primer mazazo y el tanto del Oviedo atemorizó aún más al conjunto grana. Pero es que los siguientes minutos fueron un suplicio y el chaparrón cayó en el 24’ con una acción tan calamitosa como ridícula. Reina y Bouzón se chocaron antes de despejar el balón y se lo dejaron a un Toché que tiró a puerta sin oposición y marcó. Xavi Molina pudo evitar el gol, pero la pelota se le coló entre las piernas desatando los silbidos de una afición tarraconense que estalló.

El 0-2 se llevó consigo a Bouzón, que fue sustituido por Gerard, y la mejor noticia para el Nàstic fue que el Oviedo, pese a que Nando perdonó el 0-3, se puso a contemporizar. Barreiro pidió un penalti por manos inexistentes de Erice y fue todo lo que ofreció un conjunto grana sin alma en la primera mitad.

Tras el descanso, el Nàstic mostró otra cara, a peor ya no podía ir, y puso más velocidad a su fútbol. Y cuando un equipo ofrece algo, normalmente tiene premio y Tejera hizo el 1-2 gracias a un disparo desde fuera del área. Ello dio alas al equipo de Merino y colgó del palo a un Oviedo que pudo perder toda la renta en solo tres minutos, pero el colegiado anuló un gol a Barreiro por falta sobre Juan Carlos.

El encuentro entró en una fase de caos hasta el final y ahí el Nàstic se mueve a la perfección. Y más teniendo de tu lado a un Tejera que estaba en plan estelar y logró el 2-2 con un disparo repleto de calidad. En los últimos minutos fue un quiero y no puedo de un Nàstic que tardará en olvidar la primera mitad del partido.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar