REAL VALLADOLID

Jordán: "Me tomo cada partido como una final"

El centrocampista confesó que eligió el Valladolid por el alto nivel competitivo de la plantilla

Jordán: "Me tomo cada partido como una final"
José Luis Rojí

Joan Jordán, jugador del Real Valladolid, fue el protagonista de La Tertulia de AS y SER que se llevó a cabo desde el restaurante La Atrevida de Valladolid. Tras el 5-0 ante el Mirandés, el jugador habló en primer lugar de como se vivió en el vestuario: “Nos tomamos este partido como una final, aunque el de Mallorca también lo fue. El equipo necesitaba estos seis puntos y tantos goles a favor. Ahora vamos a Getafe que seguro que nos lo vamos a tomar como otra final, ya que ganando podemos dar un pasito muy importante”, pero no será fácil llevarse los puntos del Coliseum y Jordán lo sabe: “Nos pondrán las cosas difíciles y feas, porque a nosotros nos gusta un juego más atractivo; creo que será un partido que se decidirá por detalles mínimos y debemos estar metidos a muerte sobre todo en defensa. En nuestra mente está sólo ganar y si sucede, será un punto de inflexión”. Jordán explicó cómo surgió la opción de venir al Valladolid: “En pretemporada se produjo la llamada a mi representante y en ese momento yo sabía que necesitaba salir del Espanyol un año cedido porque necesitaba crecer, tener minutos y sentirme importante. El Valladolid fue uno de los que más fuerte apostó por mí, aunque había varias ofertas pero no quise esperar. El Real Valladolid es un club con mucha historia, grande e ideal para crecer, así que en ningún momento dudé en aceptar su proposición”.

El centrocampista muestra su inteligencia al hablar de la competencia: “Conocía como se estaba confeccionando la plantilla y me motivó el hecho de tener que competir el puesto con gente como Leao, Álex López, Luismi, Michel o Sergio Marcos; si voy a otro sitio en el que lo jugará todo y estuviera relajado, sin competitividad, no podría crecer y mejorar, por eso decidí venir a Valladolid, para tener grandes futbolistas a mi alrededor”. De hecho el propio Jordán se quedó fuera en algún partido y eso le hizo ponerse las pilas: “En mi caso esto hizo que me tome cada partido como una final, darlo todo y morir en el campo. No es que estuviera relajado ni que estuviera a mal nivel, aunque igual no fue muy buen partido el mío en Elche. Si un jugador no juega no está contento y si encima el equipo pierde, pues cuesta más”. Estas circunstancias no hacen que se produzca un mal ambiente en el vestuario y con el técnico: “Respeto mucho las decisiones de Paco Herrera. El ambiente es muy bueno con todos, aunque estás mosqueado cuando no juegas y yo tuve la ayuda de Álex López que su experiencia me aconsejó; ahora se quedó fuera él pero estoy seguro que volverá pronto al equipo. Todos estamos intentado mejorar y el equipo es solidario y tiene compromiso y por eso ha dado un paso a delante”.

Sus comienzos en los equipos de Palafrugell le llevaron a entrar en la órbita del Espanyol, pero antes tuvo que jugar en Mallorca con 16 años, en el Poblense para foguearse y terminar debutando en primera con los ‘periquitos’ poco después: “El Espanyol es el club que me lo ha dado todo. Jugué 10 partidos en Primera y recuerdo los tres partidos contra el Barcelona en apenas 10 días y por supuesto jugar contra Messi”. Ahora en Valladolid busca consolidarse e incluso podría alargar su estancia cedido, ya que si se produce el ascenso tendrá un año más: “Si me quedó será un paso importante para mí. Vine para ser importante y en Primera seguro que lo sería aún más que incluso en el Espanyol”. Jordán explicó con claridad en que posición le gusta jugar: “Si puedo elegir, en el doble pivote o como interior, pero centrado, para manejar el equipo. Igual en el rombo caigo al costado y no es mi posición natural, pero creo que he rendido bien”. Eso sí, el jugador se ve con fuerzas para actuar como pivote único: “Me veo capacitado para llevar el peso y ya he jugado y creo que estaría cómodo, aunque igual no llegaría tanto al área”.