ESTADOS UNIDOS

Sanción por machismo al equipo de fútbol masculino de Harvard

Harvard ha suspendido a los jugadores de su equipo masculino por puntuar a las chicas del femenino y elaborar un ránking según su atractivo.

Sanción por machismo al equipo de fútbol masculino de Harvard

En plena resaca por las elecciones en EE UU, y después del comportamiento sexista de Donald Trump, presidente electo, durante toda la campaña, la reputadísima Universidad de Harvard, orgullo del país, ha tenido que suspender a los jugadores de su equipo de fútbol masculino por puntuar a las chicas del equipo femenino y elaborar un ránking según su atractivo físico.

El asunto fue destapado por el propio periódico de la Universidad, el Harvard Crimson, que además indicó en su información que el problema viene desde hace años al tratarse de una tradición en el campus. Según la propia publicación, dicho ránking se elabora al menos desde 2012, y calificaba de 1 a 10 a las diferentes futbolistas según su apariencia, asignando además a cada una de ellas una imaginaria posición sexual. La presidenta de la institución, Drew Faust, ha calificado la noticia de “atroz” y no ha tardado en pedir perdón en nombre de la Universidad a todos los estudiantes y a sus respectivas familias.

Varias de las futbolistas afectadas, entre ellas Kelsey Clayman, Brooke Dickens, Alika Keene, Emily Mosbacher, Lauren Varela y Haley Washburn, han declarado que sentirse como objetos “es una lacra que sufrimos desde hace tiempo. A las mujeres muchas veces se nos reduce a la apariencia física, sin tener en cuenta nuestras capacidades”. Además, destacan que, afortunadamente, este comportamiento no está generalizado y que muchos hombres tienen respeto y admiración por ellas y lo que hacen.

El episodio sexista de la Universidad de Harvard ha sido seguido en todos los medios norteamericanos con enorme interés. La mayoría de los grandes columnistas de periódicos como Boston Globe, New York Times y The Washignton Post han sido muy críticos con el asunto, y no han faltado las vinculaciones de esta conducta con lo que se hizo público sobre Trump en la campaña electoral.