• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Betis

24' Joaquín

21' Sale Pezzella entra Donk

46' Bruno González

61' Petros

63' Sale Rubén Castro entra Brasanac

69' Sale Brasanac entra Cejudo

71' Rafa Navarro

90' Cejudo

Málaga

36' Sandro

44' Jony

44' Kuzmanović

49' Sale Charles entra Youssef En-Nesyri

58' Sale Kuzmanović entra Duda

66' Camacho

77' Llorente

76' Sale Jony entra Chory

88' Chory

BETIS 1-MÁLAGA 0

Joaquín da alas al Betis y el Málaga se queja del arbitraje

El Betis logró su primera victoria en el Villamarín gracias un gol de cabeza del capitán. Ricca estrelló dos cabezazos en la madera. El Málaga reclamó un penalti de Bruno sobre Juanpi. Poyet no se quejó del árbitro. Al-Thani, si.

LALIGA

Esta vez no se quejó Gustavo Poyet del arbitraje. La noria dio la vuelta y ahora quien estalló fue el jeque Al-Thani con una rajada tuitera y Duda insinuando arbitraje casero. Así es el fútbol. El caso es que el Betis se llevó los tres puntos en un partido más intenso y brusco que brillante. Los verdiblancos empezaron bien y terminaron pidiendo la hora mientras que el Málaga volvió a penar sus fallos defensivos y poca puntería cuando se fue al ataque y no supo aprovechar los temblores de un rival que no demostró un talento especial, pero que ganó porque fue más efectivo.

Álvarez Izquierdo, el colegiado catalán, fue recibido con cartulinas y una bronca sensacional. La afición del Betis estaba muy molesta por tres jornadas seguidas de arbitrajes perjudiciales. Su labor fue amable con los heliopolitanos y más estricto con el Málaga que, no obstante, debe achacar la derrota a sus fallos de siempre, fragilidad en la defensa, mal momento de sus centrocampistas y la sensación de que sigue sin ser un equipo reconocible aunque con todo y con eso pudo merecer un poco más. Pero no mucho más.

Los verdiblancos empezaron bien, tocando y combinando con criterio. El Málaga no encontraba su hábitat. A los 22 minutos Pezzella se tuvo que retirar herido tras un choque entre cabezas con Ricca. A los 23 minutos el Málaga reclamó falta de Rafa Navarro sobre Juanpi cuando se iba solo contra Adán. En principio parecía dentro del área. Después fuera. Los malaguistas enfatizaron la infracción y correspondiente sanción con expulsión para el defensa verdiblanco ¿Álvarez Izquierdo no lo consideró penalizable.

El caso es que los de Juande se distrajeron y en una fulgurante contra Musonda, con total comodidad centró templadito al área chica y Joaquín aprovecha el clásico regalito defensivo malagueño para cabecear con eficacia, comodidad y absoluta soledad al fondo de la red. El portuense, lo celebra con cariño para los suyos y respeto con su antiguo equipo. Poco después choca, cabeza con cabeza, contra Camacho. El bético amortigua la abundante sangre que mana con grapas y un aparatoso vendaje ‘a lo José Antonio Camacho’.

El Málaga despertó de forma más impulsiva que eficaz. Desde el minuto 26 al 30 desperdició tres oportunidades, un disparo cruzado de Kuamanovic, otro mordido de Charles y un cabezazo de Ricca que se estrelló en la madera. Con la sensación de que el Betis es superior se llegó al descanso con 1-0.

A los 48 minutos la defensa del Málaga seguía siendo un chotis y Miguel Torres saca debajo de los palos un tiro de Álex Alegría con olor a red. Juande reaccionó y volvió a buscar con En Nesyri fuelle y fuego. Charles, el sacrificado.

El Málaga buscaba el portal bético y a los 54 minutos otro cabezazo del Ricca se encontró con el larguero. Segundo palo del uruguayo. A los 59 minutos Duda saltó al césped en lugar de Kuzmanovic. Día especial para el portugués que sumó su partido número 300 en Primera División. Darko, cinco minutos después de salir, se tuvo que marchar del campo, herido involuntariamente por Petros después de recibir una falta de Camacho. Segundo jugador sustituido por impacto fortuito. Poco antes Antonio Adán salvó el empate, con un enorme paradón a gran disparo, casi a bocajarro, del brillante Juanpi.

El partido no era violento, pero si muy bronco y trabado. El Betis se echó para atrás. El factor En Nesyri no revolucionaba. Entre nervios e imprecisiones, el árbitro pitó el final. Esta vez Poyet no se quejó del colegiado. Duda sí. Y Al-Thani mucho más. Las decisiones arbitrales son como una noria. Tres puntos para un Betis más efectivo que fiable y siguen las incertidumbres y miedos eneste Málaga que no es efectivo ni fiable.

Juande: "Un empate hubiera sido más justo"

El técnico del Málaga, Juande Ramos, dijo tras perder 1-0 en el campo del Real Betis que "un empate hubiera sido más justo" y que, "por dominio e intensidad", su conjunto ha "merecido más" en un partido que reconoció que se decidió porque el rival "logró marcar" y su equipo no aprovechó sus ocasiones. 


"Ha sido un encuentro muy igualado. La primera parte ha sido del Betis y la segunda nuestra. Ellos han hecho un gol que les ha servido para ganar y nosotros hemos tenido cuatro o cinco ocasiones bastante buenas, pero no hemos logrado marcar y eso nos ha costado el partido", lamentó en rueda de prensa el entrenador malaguista.

Sobre la acción en la que el Málaga reclamó un posible penalti de Bruno sobre el venezolano Juanpi Añor, Juande afirmó que es "una jugada bastante conflictiva", pero que no la ha visto bien y no se puede pronunciar sobre ella "hasta que no vea las imágenes".

"No sé si ha sido penalti", señaló el técnico manchego, que manifestó que tampoco sabe "en qué medida le ha podido afectar" al árbitro de este partido "la presión" que había generado el Betis, tras sus protestas por el error arbitral sufrido en el derbi sevillano.

En cualquier caso, Juande indicó que "los árbitros tienen una labor difícil y complicada", y que el de hoy, el catalán Alfonso Alvarez Izquierdo,"no ha sido determinante en el partido", pero sí se quejó de que haya permitido "muchas interrupciones y pérdidas de tiempo" por parte del Betis.

Sobre la trayectoria del Málaga, que sólo lleva 5 puntos, admitió que les "está costando arrancar, pero la Primera División es una competición muy igualada, ganar cuesta muchísimo" y seguro que va a haber "cambios en la clasificación" entre una jornada y otra, y aseveró que "hay que seguir remando" porque su equipo "tiene mucho margen de mejora".

Poyet: "La afición y el equipo se merecían una victoria"

El entrenador del Real Betis, el uruguayo Gustavo Poyet, destacó tras ganar 1-0 al Málaga el valor "fundamental" de esta victoria, la primera en casa tras dos empates, y afirmó que "la afición y el equipo se la merecían", y que les "da tranquilidad para descansar y tener dos o tres días de normalidad".

En la sala de prensa del Benito Villamarín, Poyet reconoció que les "costó mucho" ganar un partido donde hubo "pocas diferencias" y que se iba a "definir en una jugada", y consideró que se inclinó del lado del Betis por "la tensión" que puso ante "la necesidad que había de ganar como local".

Por ello, el uruguayo se mostró "contento, por la afición y los jugadores", y resaltó "la unión" que hubo entre ambos porque "cuando ambos estánjuntos" les da un plus de esfuerzo y "el punto de intensidad que necesitas".

"Hoy sentí lo que dije al llegar, que estoy acá por la gente, e incluso me hubiera gustado jugar hoy para vivirlo desde dentro", explicó Poyet, que dijo que Rubén Castro jugó pese a sus molestias porque el jugador le mostró su deseo de hacerlo.

También elogió el partido de Joaquín Sánchez y admitió que estuvo "a punto de dosificarlo", pero que el futbolista le "convenció de que estaba fenomenal y no se equivocó", y lamentó las lesiones durante el encuentro del argentino Pezzella y del serbio Brasanac.

Cuestionado por la actuación arbitral, después de las quejas del Betis por el error sufrido en el pasado derbi sevillano, indicó que ante el Málaga "sólo ha habido una jugada" dudosa, tras una caída del venezolano Juanpi en una entrada de Bruno, aunque afirmó que le han asegurado que, en el supuesto de que hubiera habido falta, fue fuera del área.

"Pensé que pitaba penalti, pero después parece que el línea dijo que (Bruno) tocaba la pelota. No la vi, pero me dicen que fue fuera del área", recalcó el técnico bético, que reconoció que "hoy no era un día fácil para el árbitro tras todo lo que pasó en el derbi".

Así, insistió en que "era complicado" para el árbitro "por cualquier cosa" que hubiera señalado, ya que en esa acción "también podía haber pitado penalti y entonces ahora se hablaría de un drama tremendo".