VALENCIA

Ayestarán perdona a Parejo pero ahora quiere hechos

El centrocampista pidió perdón a sus compañeros y técnicos pero el club espera ahora que demuestre su valía en los entrenamientos y partidos.

Eran las 10:25 hora local en los campos de entrenamiento de Bisham Abbey. El equipo trabajaba en el gimnasio. Mientras, Pako Ayestarán se dirigía sonriente hasta el campo para supervisar los últimos detalles de la sesión. “It’s a lovely day en England”, bromeó con los medios desplazados a Marlow debido al sol que lucía en el cielo, por primera vez desde que el equipo estaba concentrado en Inglaterra.

 Pero el motivo de su satisfacción reflejada en su cara no era sólo por la soleada mañana. Enseguida se descubrió el verdadero motivo de su relajada expresión facial. Parejo había pedido perdón al cuerpo técnico y a sus propios compañeros durante la charla técnica matinal de Pako Ayestarán. La táctica del palo y la zanahoria que contó AS el pasado jueves había hecho su efecto.El técnico aceptó las disculpas y lo reintegró al grupo.

Los futbolistas ya sabían que Parejo quería reintegrarse al grupo pero no tenían la confirmación oficial de Ayestarán. Esta llegó tras el corrillo habitual, en pleno campo de entrenamiento. Cuando se disolvió el círculo, Parejo ya no se dirigió hacia la banda para empezar la carrera continua, como era norma no escrita durante estos días en Inglaterra, sino que se reintegró a los ejercicios de balón con el grupo. “¡Bienvenido, Dani!”, gritó algún compañero, contento de recuperar para la causa a un futbolista necesario para esta temporada.

De momento, Parejo se reintegra a la disciplina al dar él mismo el primer paso. Ha dado el ‘sí quiero’ a Ayestarán. Pero el club desea mantener una postura de normalidad en el caso y tampoco quiere dar más realce al asunto. Ahora lo siguiente es que Parejo cambie sus palabras por hechos y vuelva a trabajar con la intensidad en los entrenamientos con el grupo y en los partidos, algo que Ayestarán echó en falta durante toda la pretemporada.

De momento, ayer se le vio a Parejo bastante participativo en el partido aunque algo falto de toque dado que llevaba casi una semana haciendo entrenamientos únicamente de carrera continua y apenas ha tocado el balón. Ayestarán le felicitó por el trabajo realizado.

La decisión está tomada y a partir de ahora Parejo ya es uno más en la disciplina del equipo. La partida de ajedrez que están jugando club y futbolista ha llegado a un punto muerto en estos momentos. Pero a buen seguro que de aquí al cierre del mercado habrá más capítulos. Lo próximo será que Parejo hable en público, pida perdón también a la afición (ya lo ha hecho en privado con técnicos y compañeros) y explique por qué tomó esa actitud en el principio de la pretemporada. Lo cierto es que ahora mismo ya no tiene detrás el respaldo de la oferta del Sevilla y si sigue con su deseo de marcharse del club tendría que ser con una propuesta mayor.

El futbolista llevaba apartado del equipo desde el pasado fin de semana y ni siquiera entraba a las charlas del equipo no a las actividades al margen del campo, tal y como sucedió también en una sesión de piraguas por el Támesis.