Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Europa League
FC Astana FC Astana AST

-

BATE BATE BAT

-

Ararat-Armenia Ararat-Armenia AAR

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

Malmö Malmö MAL

-

Bnei Yehuda Bnei Yehuda BNY

-

Suduva Suduva SUD

-

Ferencvaros Ferencvaros FER

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Hapoel Beer Sheva Hapoel Beer Sheva HAP

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

Maribor Maribor MRB

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Riga Riga RIG

-

AEK Atenas AEK Atenas AEK

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

Legia Legia LGV

-

Rangers Rangers RAN

-

Estrasburgo Estrasburgo EST

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

PSV PSV PSV

-

Apollon Apollon PLL

-

Steaua Steaua STE

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Gent Gent GNT

-

Rijeka Rijeka RIJ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Royal Antwerp Royal Antwerp RAN

-

Braga Braga BRG

-

Spartak Spartak SPA

-

Celtic Celtic CLT

-

AIK Solna AIK Solna AIK

-

Linfield FC Linfield FC LFC

-

FK Qarabag FK Qarabag QAR

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

PAOK PAOK PAO

-

Torino Torino TOR

-

Wolves Wolves WVH

-

Partizán Partizán PTZ

-

Molde Molde MLD

-

Espanyol Espanyol ESP

-

Zorya Zorya ZOR

-

Copa Argentina
FINALIZADO
San Martín de Tucumán San Martín de Tucumán SMT

0 0

Argentinos Juniors Argentinos Juniors AJ

0 0

Peñas quinielísticas: los otros ganadores en el fútbol

AS COLOR: Nº 46

Peñas quinielísticas: los otros ganadores en el fútbol

Peñas quinielísticas: los otros ganadores en el fútbol

Alberto Iranzo

Diario AS

La Quiniela se creó en 1946, pero estos grupos asociados de personas empezaron a organizarse décadas después en torno a las apuestas futbolísticas.

"Mi abuela y mi padre eran loteros y con trece años ya sabía más de apuestas que de libros. Mi hija mayor también tiene una Administración, ‘La Timbita’, y su propia peña de fútbol, mi hijo trabaja conmigo y mi nieta me viene a cortar los décimos de Lotería. Ella es la quinta generación de la familia Pellón”, explica Carlos, el propietario de ‘La Timba’, administración madrileña creada en 1957 por su padre y cuya peña quinielística es una de las más antiguas del país. Algo que ha provocado que el mapa esté salpicado por gente que juega con él: Santander, Pamplona… “Incluso en Israel, desde hace años, y en Guayaquil (Ecuador)”. Para Carlos Pellón Priego, el negocio no es lo único con tinte familiar en su vida, dado que los lazos que se crean entre los miembros de una peña siempre son especiales: “Quedamos para ver juntos los partidos y surge un cariño especial. No se hace por el dinero sólo. Hay gente que participa conmigo desde hace 40 años y decimos lo mismo que los aficionados del Betis: Viva ‘La Timba’ manque pierda”.

La fórmula de las peñas quinielísticas no está caduca y asociarse continúa siendo la mejor vía para conseguir un premio. Siguen confiando en el ‘nosotros’ por encima del ‘yo’. “Surge de un sentimiento de unión. Lo bonito es pelear hasta el domingo por la tarde. La gente sabe que no se hará rica, pero el mundo se mueve por ilusiones y la Quiniela te la da”, confiesa un hombre que conoce de primera mano el dulce sabor de la victoria y la amarga derrota: “La primera vez que me arruiné fue con 17 años y me tuvo que ayudar mi padre, pero también me compré en el año 77 un piso nuevo en Vallecas con la victoria del Jaén en Gijón y un ático en la calle Jesús Aprendiz en el 86”. E insiste: “La ventaja de nuestra peña es que no descontamos nada a los aficionados, se reparte todo el dinero íntegro”. El mayor pellizco logrado (dos  millones y medio) llegó en 2006, después de que España empatara con Rusia. La tensión que se genera le ha conducido en más de una ocasión a apagar la televisión en el último partido: “Lo quito. Alguna vez me han tenido que llamar para decirme lo que habíamos cogido. Por culpa de un Mallorca-Athletic de 2010 no pudimos rascar seis millones de euros. Todos los equipos nos han fastidiado alguna. Hay veces en que una mala interpretación de un linier puede ser determinante, por lo que existe el factor suerte. Otra cosa que siempre digo es que, cuando estás a punto de coger una Quiniela, se te olvidan hasta tus colores”.

Carlos ha compartido apuestas con célebres compañeros como los jugadores del Real Madrid Enrique Mateos o Puskas y políticos como el de UCD Iñigo Clavero. A pesar de la evolución del deporte rey y de todas las circunstancias que le rodean, los jóvenes no han sido ajenos a este fenómeno: “El amante del fútbol sigue la Quiniela y la gente joven también juega mucho. Hace unos años había más peñas de chavales, pero la crisis ha hecho mella y el dinero que apuestan es menor. Donde se vive con especial intensidad es en las provincias, dado que la Quiniela es inherente al fútbol. Está muy arraigada”.

El boca a boca, su página web www.latimba1x2.es y la publicidad en Prensa les ha confirmado como la peña más fuerte de Madrid y también a nivel nacional. “He tenido el récord de ventas en nuestra Comunidad desde el año 77. En España pega con fuerza la de Eduardo Losilla en Barcelona. Es más moderna que la nuestra y nos llevamos muy bien. No tenemos nada que ver con Mourinho, Tito y el dedo en el ojo”, bromea Carlos, un férreo defensor del tradicional carrusel de choques. Simultaneidad y emoción como aderezo a las tardes frente al transistor: “Los nuevos horarios lo ha deslucido, porque cuantos más duelos discurrían a la vez, más bonito era”.

Además del fútbol, la otra pasión de Carlos Pellón son los caballos y su implicación le llevó a comprar a la que, a la postre, sería la mejor yegua de 2008, cuyo nombre era ‘Little Messi’. “La adquirimos en una subasta por 3.000 euros. Nadie creía en ella puesto que era muy pequeñita, pero pensé que era igual que el jugador. Tenía el mismo flequillo, sus andares y miraba a todo el mundo. Durante dos años fue una de las más destacadas en España y ganó cerca de 90.000 euros. Después, hemos tenido caballos como ‘Don Florentino’, ‘Aúpa Atleti’ o ‘Hala Madrid’. Todas las denominaciones muy futboleras”, narra con el mismo entusiasmo que el Turf despertó en ilustres jugadores como Alfredo di Stéfano: “Recuerdo que él estaba jugando con River y justo en ese momento se estaba celebrando en Argentina la mejor carrera de caballos, pues él estaba más pendiente de la carrera que del encuentro. Cuando le llegó que su caballo favorito  había ganado, Di Stéfano marcó dos goles. Le ha gustó desde siempre, como a Rial, Marquitos, incluso Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz tuvieron una incursión en ese mundo”. Compaginar su amor por ambos deportes repercutía en otros aspectos de su vida, sin embargo, ha encontrado en su mujer a su mejor cómplice y le ha ido contagiando esta fiebre, hasta el punto de que juntos fueron “en coche hasta Francia para ver a ‘Little Messi”.

Es curioso que la revista deportiva más antigua de España esté dedicada íntegramente a los juegos del Estado: se llama ‘Pleno’. El nacimiento de la Quiniela en 1946 supuso un hito, dado que tradicionalmente la gente sólo podía apostar a través de porras en los círculos más cercanos. Entonces, no existía ninguna publicación que atendiera aquel ‘boom’, pues diarios como ‘Pueblo’ o ‘La hoja del lunes’ se hacían eco en un espacio muy limitado. Ante dicha demanda informativa, el 28 de marzo de 1963, Luis Bonell fundó esta revista. Su ‘target’ son las peñas, al incluir contenidos especializados realizados por exper tos en combinaciones. El análisis de la Quiniela incluye los antecedentes históricos de cada partido, los resultados en casa y a domicilio de los contendientes, los estados de forma de los equipos y estadísticas varias, que en el caso de otros juegos como la Primitiva atienden más a la frecuencia con la que salen los diferentes números. Probabilidades y estadísticas, en sintonía con el azar.

Durante estos 50 años de vida, a Luis Bonell le siguieron al frente de la revista Miguel de la Antonia Gallego y su hijo Miguel de la Antonia Domingo. Dos son los grandes males a los que apunta: “Los horarios se están cargando la Quiniela. Antes la gente se pegaba al transistor y seguía todos los partidos con emoción y diversión, pero ahora es aburrido. La jornada dura demasiado. Otro lastre es el gravamen del 20%”.

Puente aéreo. Si la peña de Carlos Pellón es una de las más antiguas, habría que coger el puente aéreo para encontrar una de las más numerosas: ‘Renta 1X2’ (heredera de la que fuera ‘Inversores 1X2’, que llegó a ganar 3,7 millones de euros) y detrás de la misma se encuentra el llamado ‘Rey de las Quinielas’, Eduardo Losilla. Además de poseer la Administración quinielística líder de ventas en España, posee una web (www.elquinielista.com) cuyas cifras son asombrosas: cerca del 95% de las apuestas por internet se hacen por aquí, tiene alrededor de 100.000 visitas de lunes a viernes, unos 8.000 apostantes cada semana, repartidos en 750 peñas, y alguna de ellas ha llegado a jugar 90.000 euros semanales. “Con ‘Inversores 1X2’ llegamos a tener dos fondos de 200.000 euros semanales en cada uno, pero ahora lo adaptamos a ‘Renta 1X2’. Hoy por hoy, la recaudación y los premios son menores y no es rentable jugar tanto dinero”, argumenta Eduardo, que con su ‘site’ pronto dejó atrás a las primeras páginas florecidas en 1997. Su figura ha sido objeto de reportajes y de colaboraciones con diferentes medios de comunicación; es algo que mamó desde niño con su tío Miguel y su padre Eduardo y que ha sabido adaptar a los nuevos tiempos.

En los 70, Eduardo (padre) montó su despacho de Quiniela, pero no fue hasta la década posterior cuando su popularidad despegó al aplicar la informática a la combinatoria quinielística, convirtiéndose así en un pionero: “En la Administración había casi una treintena de personas trabajando. Unos rellenaban los boletos manualmente y otros se encargaban de los sellos”. No sería hasta 1981 cuando Eduardo se convertiría en el primero que adquirió un ordenador, momento en que su hijo apostó por un programa denominado ‘megaquin’. “De adolescente, mi padre me pagaba una peseta por cada boleto que rellenaba. Mi primera idea fue crear un programa para imprimir boletos”, añade. Pero de aquellas impresoras obsoletas, que aún conserva en el sótano de su despacho reconvertido ahora a museo con el primer ordenador que hizo Quinielas en España y algunos boletos antiquísimos entre otros, desarrolló miles de fórmulas y combinaciones, respondiendo a la máxima de apostar el mayor número de pronósticos al menor precio. Desde entonces, su Administración es la que mayor número de premios ha repartido en la historia de las apuestas futbolísticas, superando los cincuenta millones de euros. Esa ingente cantidad de premios favorece a que el 5% de todas las Quinielas que se juegan a nivel nacional se selle ahí. Losilla fundó en 2007 ‘Inversores 1x2’ con 500 socios, que debían inver tir 6.000 euros por temporada, y fue en 2013 cuando evolucionó a ‘Renta 1X2’, que incrementa su número de participantes a 900 y disminuye el coste de la apuesta a 2.000 euros. “La Quiniela es tradición. Siguen esas peñas de base de quince o veinte personas, que conforman los amigos o los compañeros de trabajo, y estas también tienen su  hueco en nuestra web, donde trabajan unas doce personas. Si en lugar de hacerlo ‘on line’, se tuviera que hacer presencialmente, sería imposible atender a más de 7.000 personas a la semana”, apunta Eduardo, mientras analiza la actual problemática de este negocio: “Hace cinco años se recaudaban hasta quince millones de euros cada semana. Ahora son sólo 7,5. Y no sólo es por la crisis, influyen otros factores como los horarios de los partidos. Era el atractivo del domingo. Han distanciado tanto los encuentros que la mayoría de las veces tienes la Quiniela rota un domingo a las 12:00 horas. Otra causa es la lógica de los resultados: Barça, Real Madrid y Atlético ganan todo, lo que deriva en premios menores. También es un problema el porcentaje de impuestos”.

Desde ‘La Timba’ a ‘Inversores 1X2’ muchas han caído en el olvido y otras han desaparecido, como es el caso de la peña ‘Los Unos’, una de las más míticas y surgida en Barcelona. En pleno auge llegó a apostar 30 millones de pesetas cada semana. En una época de nubarrones  económicos, la Quiniela sigue encarnando un rayo de ilusión y las peñas demuestran que compartido, todo sabe mejor.

0 Comentarios

Normas Mostrar