GRUPO A | FRANCIA

Francia desafía de nuevo la maldición de la anfitriona

En los últimos 35 años sólo la selección gala ha conseguido ganar una Eurocopa o un Mundial (logró ambos) siendo la organizadora del torneo.

Francia desafía de nuevo la maldición de la anfitriona
FRANCK FIFE AFP

En el Mundial de 1978, Argentina inició una maldición que, 38 años después, sólo Francia ha logrado superar: proclamarse campeón de Europa o del mundo siendo el país organizador del torneo. La selección gala lo ha logrado en dos ocasiones: la Eurocopa de 1984 y el Mundial de 1998. 18 años después, Francia asume de nuevo el desafío.

Aunque organizar un torneo otorga un plus de favoritismo a la selección anfitriona, muy pocos equipos nacionales han logrado hacer valer el factor campo para proclamarse campeones en su territorio. El formato primigenio de la Eurocopa, que otorgaba la sede de la fase final a uno de los países semifinalistas, permitió que los anfitriones alzarán el trofeo Henry Delaunay en las dos de las tres primeras ediciones: España en 1964 e Italia en 1968, después de que la Unión Soviética conquistara Francia en el torneo fundacional de 1960.

Una tradición que Alemania rompió en Bélgica 1972 y que Yugoslavia no supo recuperar en 1976 antes de que a partir de la edición de 1980 la sede de la fase final comenzará a conocerse con antelación. Las modestas organizadoras de las ediciones recientes (Austria y Suiza en 2008 y Polonia y Ucrania en 2012) tampoco han ayudado a romper un maleficio que, salvo Francia, ninguna otra selección ha logrado espantar en 44 años.

El Mundial, también esquivo

La Copa del Mundo, en su primer siglo de vida, acabó habitualmente en manos del país organizador. En los primeros once Mundiales, cinco anfitriones resultaron campeones: Uruguay (1930), Italia (1934), Inglaterra (1966), Alemania Federal (1974) y Argentina (1978). Además, la Brasil del Maracanazo y la Suecia de 1958 fueron finalistas. Sin embargo, la citada Argentina cerró un elenco de anfitriones campeones en el que sólo Francia (1998) obtuvo el ingreso en las últimas nueve ediciones. Potencias futbolísticas pluricampeonas del mundo como Italia, Alemania o Brasil (las tres selecciones más laureadas en la Copa del Mundo) fracasaron en el intento.

Durante el próximo mes, Francia intentará evitar que la maldición se prolongue. De fracasar, el hechizo en la Eurocopa se prolongaría ocho años, dado el formato multisede con el que se disputará en 2020 la edición del 60º aniversario, con ciudades de 12 países albergando partidos antes de que la final llegue a Wembley.

La Copa América sí corona a los anfitriones

La Copa América sí ha sentido predilección por quedar en manos del país organizador del torneo. Desde que en 1987 se reestableciera la elección de una sede fija en el actual formato de la competición, cuatro selecciones anfitrionas han logrado retener el trofeo de campeón dentro de sus fronteras. Ha sucedido, además, con cierta regularidad: Brasil en 1989, Uruguay en 1995, Colombia en 2001 y, la última, Chile en 2015.

El torneo sudamericano se disputaba todos los años impares entre 1983 y 2001 y, tras una edición de ajuste en 2004, desde 2007 reúne a las diez selecciones de la Conmebol, más dos invitadas, cada cuatro años. La presente edición en Estados Unidos es extraordinaria como celebración del centenario de la competición.