Competición
  • Champions League

LALIGA PROMISES

El Villarreal se proclama campeón de LaLiga Promises

Se impuso en la final al Atlético de Madrid por 1-3, con goles de Paco (2) y Daniel. Por los rojiblancos anotó Garnacho.

El VIllarreal puso el broche perfecto a la fiesta de LaLiga Promises. En casa, ante su gente, sus familiares, compañeros y amigos, que les aplaudieron a rabiar, los alevines se proclamaron campeones, los mejores de España. El Submarino, con Paco a los mandos, superó al Atlético en la final y acumula su segundo título tras el de 2007. 

De inicio, el ambiente y la inercia estaban del lado del Villarreal. Tras endosarle un 4-0 al Madrid, el equipo amarillo se vio capaz de todo. El omnipresente Paco probó tres veces en cinco minutos y metió el susto en el cuerpo a los chicos del Atlético, más menudos que sus rivales.
El dominio amarillo tuvo premio en el 16', con el primero de Paco. El Villarreal movió el balón de derecha a izquierda y, desde atrás, apareció el 2 para soltar un cañonazo desde 20 metros a la escuadra que Luciano apenas vio. 

El reto se complicó para el Atlético, que tenía enfrente un muro que sólo había encajado un gol en seis partidos y medio. Pero, como el primer equipo, el Atleti salió del descanso enrabietado, crecido y convencido. En el 25', Garnacho fue el más pícaro en un saque de esquina y puso el 1-1.

Las piernas se cargaron, el partido se tensó y cada carrera hacia abajo era un castigo para todos. Y aparecieron los grandes chispazos de Fede, Mario, Aarón... En el 32', entrando en el tramo final, José encaró, desbordó con un amago y sirvió para la entrada del temperamental Daniel, que solo ante Luciano sí fue frío y anotó. Poco después, Paco sentenció con un libre directo imparable.

Vibró la ciudad deportiva al grito de "campeones, campeones", festejó el Alevín, campeón de LaLiga Promises, con el máximo goleador (Paco, 6), el mejor portero (Javi) y el mejor cuerpo técnico, y sonó el Yellow Submarine para celebrar un nuevo éxito de la cantera amarilla.