REAL MADRID

El Madrid estará en semifinales por sexto año consecutivo

Iguala el récord que logró el Barcelona entre el 2008 y el 2013. Sólo pasó una de las cinco semifinales, el año de la Décima contra el Bayern.

BEIN SPORTS

El Real Madrid estará en semifinales de la Champions por sexta vez consecutiva. Desde que rompió en 2011 la maldición de octavos (llevaba seis temporadas seguidas sin pasar de esa ronda en Europa) el equipo blanco ha sido un fijo en las semifinales.

Sin embargo, ahora los de Zidane afrontan un nuevo reto: mejorar el balance de las últimas campañas, ya que sólo superó las semifinales una vez de cinco, el año de la Décima. En las otras cuatro ocasiones (tres con Mourinho y el año pasado con Ancelotti) los madridistas fueron eliminados.

El Real Madrid, gracias a la remontada contra el Wolfsburgo, ha logrado igualar el récord histórico que tenía en su poder el Barcelona: seis semifinales consecutivas. El equipo catalán logró esta marca entre el 2008 y 2013, hasta que el Atlético le eliminó en cuartos de final en 2014 y la rompió. Por tanto, el equipo blanco tiene ahora la oportunidad de superar aquel registro.

Además, el Madrid ha superado ya la mejor marca histórica del club, que databa del periodo 1956-1960 (cinco seguidas). Aquel gran equipo, liderado por Di Stéfano, forjó la leyenda del club ganando las primeras cinco Copas de Europa de manera consecutiva. Fue precisamente el Barcelona, en 1961 y con polémica arbitral, quien rompió la racha y eliminó a los madridistas en octavos de final.

No obstante, el Madrid había conseguido enlazar también cinco semifinales consecutivas entre 1985 y 1989, aunque alternando competiciones: dos de Copa UEFA y tres de Copa de Europa.

La remontada supone, además, una satisfacción personal para Zidane, que mantiene intacta su fama de ogro de los equipos alemanes con el Real Madrid. Con él en el equipo madridista, las eliminatorias ante clubes germanos se han convertido en buena noticia: pasó de ronda siempre (siete veces). Tres de ellas fueron con Zizou como jugador, otras tres de ayudante de Ancelotti y una como primer entrenador. El Wolfsburgo, igual que el Bayern en 2002, puso contra las cuerdas a Zidane, pero el Madrid, acompañado por la magia del Bernabéu, le dio la vuelta ambas veces.