FIFA

Damiani renuncia a su cargo en la Comisión de Ética de la FIFA por los 'Papeles de Panamá'

El uruguayo, presidente de Peñarol, fue acusado de haber ayudado a tres dirigentes detenidos por el FIFAGate a constituir sociedades en paraísos fiscales.

Damiani entrevistado por los Papeles de Panamá
IVAN FRANCO EFE

El uruguayo Juan Pedro Damiani, presidente de Peñarol, renunció a su cargo en la comisión de ética de la FIFA como consecuencia de las investigaciones abiertas tras su involucramiento en los Panama Papers, según pudo saber hoy dpa.

El nombre de Damiani, miembro de la cámara de resolución de la comisión de ética de FIFA desde 2006, apareció entre los millones de documentos filtrados sobre el manejo de cuentas offshore a partir de una investigación internacional liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán "Süddeutsche Zeitung".

La información sobre la renuncia de Damiani fue adelantada por el "Süddeutsche Zeitung" y el diario suizo "Tages-Anzeiger" y fue ratificada a dpa desde círculos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

El uruguayo fue acusado de haber ayudado a tres dirigentes y empresarios detenidos en el marco del "FIFAGate" a constituir sociedades en paraísos fiscales a través de su estudio "J.P. Damiani & Asociados".

Según la investigación de los medios internacionales que difundieron los denominados Papeles de Panamá, el directivo habría operado como nexo entre el uruguayo Eugenio Figueredo, expresidente de Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol), los empresarios argentinos Hugo y Mariano Jinkis, y el bufete panameño Mossack Fonseca, a cargo de la constitución de las sociedades offshore.

El domingo, la comisión de ética de FIFA informó a dpa sobre la realización de una investigación preliminar interna al uruguayo como consecuencia de sus actividades financieras y su vínculo con los directivos detenidos.

"Sí, la información es correcta. Puedo ratificar que está en marcha una investigación preliminar", dijo entonces el portavoz de la cámara de investigación de la comisión de ética Roman Geiser.

El dirigente uruguayo, por su parte, rechazó las denuncias y consideró grave que se "se ensucie a la gente" con "una liviandad bárbara"

"Es bastante grave que se ensucie a la gente así, con una liviandad bárbara", señaló Damiani en declaraciones recogidas el domingo por "El País" de Montevideo en su sitio web.

El dirigente argumentó que Peñarol fue uno de los primeros clubes en denunciar irregularidades en la Conmebol y deslizó que su situación podría ser una represalia. "Estos son los coletazos de alguien molesto por nuestra denuncia, que al final dieron su resultado", lanzó.

"Como recordarán, Peñarol fue el primer equipo grande que denunció las irregularidades en la Conmebol. Eso fue en diciembre de 2013 y en febrero de 2014 nosotros enviamos una carta a la FIFA pidiendo que investigara lo que para nosotros eran una suerte de irregularidades en la Conmebol", señaló.

Eso, remarcó, fue "un año y medio antes de que saltara todo este tema (del "FIFAGate"), por lo que es bastante insólito" que lo acusen, indicó Damiani.

Presidente desde hace casi diez años de Peñarol, Damiani es uno de los hombres más poderosos del fútbol de Uruguay. El dirigente, de 57 años y contador de profesión, tomó la presidencia de Peñarol en 2007 cuando falleció su padre, José Pedro Damiani, y fue reelecto dos veces en el cargo.

Uno de sus mayores logros como dirigente lo concretó la semana pasada, cuando se inauguró el estadio de Peñarol en las afueras de Montevideo, con una inversión mayor a los 40 millones de dólares.

Como empresario Damiani, tiene una actividad con menos exposición pública. El estudio que lleva el apellido familiar, fundado en 1947 por su padre, presta servicios de "asesoramiento integral" con un equipo de abogados, contadores, escribanos, administradores y consultores, señala en su sitio web.