CHAMPIONS

'Lord' Bendtner: más alcohol y polémicas al volante que goles

El Wolfsburgo ha dicho basta y despedirá a Bendtner. Un delantero peculiar. "Sere el mejor del mundo", dijo en el Arsenal. Sus escándalos y sus sonadas fiestas le han sepultado.

0

'Lord' Bendtner está a horas o minutos de quedarse sin trabajo en el Wolfsburgo justo antes de medirse al Real Madrid, pero podría ser un personaje de Juego de Tronos. No sólo tiene un parecido más que razonable con el actor Nikolaj Coster-Waldau que encarna a Jaime Lannister en la versión televisiva de la saga de George R.R. Martin, o esté aún en Wolfsburgo, la ciudad del lobo, el blasón de los Stark de Invernalia. Podría haber sido un mercenario de Poniente, amante del vino de Dorne y las broncas, pendenciero, renegado y, en menos momentos de los que seguramente querría, brillante. Pero es delantero, en muchos ocasiones el héroe en los gestas épicos del fútbol. Nicklas Bendtner (Copenhague 16-1-1988) pasa en todo caso por ser uno de los más peculiares del fútbol europeo. Antes de irse al Wolfsburgo jugó en el Arsenal y en la Juventus y ha sido 72 veces internacional con Dinamarca y aún así no logra quitarse ese aire a Ibrahomivic descafeinado. A talento (o una aceptable cantidad de talento, al menos) emborronado por el alcohol y la indisciplina, lo segundo muy probablemente consecuencia de lo primero. Bendtner, capaz de salir fotografiado con los pantalones por las rodillas cuando celebraba su cumpleaños tras perder 1-3 contra el Manchester United, de amenazar con un "¡Voy a violar a tu mujer!" a un vecino que le había recriminado el hacer tanto ruido en casa y hasta de ser sancionado por la UEFA con un partido y 100.000 euros por enseñar unos calzoncillos con publicidad de la casa de apuestas Paddy Power enla última Eurocopa.

El Wolfsburgo-Real Madrid es el partido más importante de la historia de este club alemán auspiciado, protegido y alimentado por la Volkswagen y era la ocasión perfecta para que 'Lord' Bendtner se redimiese. Lo de 'Lord', por cierto, se lo apodaron en Inglaterra en parte como mofa por sus ínfulas de goleador terrible sin tener gol y también por su relación sentimental con la baronesa Caroline Iuel-Brockdorff. En la escalada del absurdo, un tabloide danés le 'regaló' un pequeño pedazo de tierra en Escocia para que fuera un Lord de pleno derecho.

"El experimento Bendtner ha fallado", dijo Klaus Allofs hace poco. La Mano del Rey del Wolfsburgo, el español Paco García Sanz (altísimo directivo también de VW), evidenciaba el nuevo fracaso del danés. En Wolfsburgo se han cansado definitivamente de su carácter errante. Le multaron primero por protestar su suplencia subiendo a las redes sociales una foto con un Mercedes. Una puñalada en la espalda de Volkswagen. Ahora le ha terminado de 'matar' el haberse quedado dormido. Schürrle, la gran estrella del Wolfsburgo junto con Draxler, avisó del ambiente en el equipo: "Lo de Nicklas es algo desagradable para todos".

Rebobinemos la cinta, porque de la Premier y el Calcio ya se fue por la puerta de atrás. En el Arsenal vivió desde una pelea con Adebayor sobre el mismo terreno de juego a estrellar contra un árbol un Aston Martin de 150.000 euros. "Quiero ser el máximo goleador de la Premier, del Mundial y en menos de cinco años, ser uno de los mejores delanteros del planeta. Creedme, todo eso va a pasar", dijo sin rubor. Los números como 'gunner' y en su varios préstamos (Birmingham y Sunderland) no lo corroboraron: en 249 partidos, 60 goles. Wenger lo fichó en 2004 siendo el nórdico un espigado chico de 16 años y se quedó sin paciencia una década más tarde tras descubrirse que antes de un partido contra el Bayern Bendtner hizo una escapadita no autorizada a Copenhague en la que acabó detenido tras pelearse (a cinturonazos) con un taxista.

De Italia se fue sin un gol durante una breve cesión en la Juventus y sin carné de conducir. Técnicamente lo perdió en otra escapada a Copenhague, donde no se le ocurrió otra cosa que conducir en dirección contraria. La Policía danesa le dio el alto y Bendtner casi estalló el alcoholímetro: la tasa máxima en Dinamarca es de 0,50 y dio 1,75... "Chicos, anoche me detuvieron por haber conducido bajo ligeros efectos del alcohol (sic). No está bien beber y conducir, asumo la responsabilidad".La Federación Danesale mandó seis meses a la nevera y la Justicia le condenó a tres años sin carné y 113.000 euros de multa.

En Wolfsburgo ha llevado sus habituales líos a un club que bastante tiene con lidiar con el delantero titular, Max Kruse, otro bala perdida (se dejó en un taxi 20.000 que había ganado en una partida de póker de un casino y dos semanas más tarde agredió a una reportera del 'Bild' en una discoteca) que Jogi Löw se ha quitado recientemente de encima anunciando que de momento dejará de llevarlo con Alemania por su indisciplina. Otro que podría cuadrar en el imaginario de 'Juego de Tronos'. Pero ninguno, en Wolfsburgo, como 'Lord' Bendtner. Aunque esté en el paro.