Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

REAL SOCIEDAD

La Real asume la posible venta de Vela este próximo verano

El club trata de gestionar con tranquilidad la incómoda situación de su jugador estrella.

La Real asume la posible venta de Vela este próximo verano
Juan Herrero EFE

Carlos Vela no seguirá en la Real Sociedad la próxima temporada. Es algo que se empieza a asumir en el seno del club realista. Por supuesto, tiene contrato (su vinculación con la Real concluye en junio de 2018), y por ahí no debería haber ningún problema, pero existe una lógica preocupación en el Consejo de Administración txuri-urdin por cómo gestionar una situación con su futbolista estrella que se ha convertido en incómoda, por su discreto año en lo deportivo, su acto de indisciplina que lo puso en el disparadero, y su intento de salir del club realista el pasado verano. Es una situación incómoda porque debe dar los pasos adecuados para sacarle el mayor rendimiento posible en el tiempo que le quede en San Sebastián y en el momento de su marcha.

En el club realista ya tienen asumido desde hace tiempo que este próximo verano pueden tener que enfrentarse a la dura negociación de la salida de Carlos Vela. Porque hace un año ya solicitó que le dejaran marchar, un fuego que el presidente, Jokin Aperribay, en persona tuvo que apagar viajando a la concentración de México en New Jersey, en plena disputa de la Copa de Oro. Así que entienden como lógico que este verano volverá a pedir su salida del club. Ya lo dijo el propio Vela en una de sus escasas apariciones públicas esta temporada, que su ciclo en la Real estaba cerca de terminar. El problema es que no se trata de una venta cualquiera. Se trataría de la salida del jugador por el que más dinero ha pagado la Real en su historia, y del futbolista sobre el que se había sustentado el proyecto deportivo de estos próximos años. Es decir, Aperribay debería acometer la venta de un jugador por más de 11 millones de euros, para que tenga algo de rentabilidad que le permita acudir al mercado a por otro jugador de garantías que lo sustituya, y por lo otro lado, que lo pueda justificar ante sus socios.

Se trata de una operación muy compleja, que evidentemente preocupa en el Consejo de la Real, y para la que ya estarían preparando el terreno, siempre con la prioridad de que no venderlo. Porque le gustaría contar con Vela en su mejor versión, pero asumen que quizá en la Real eso ya ha pasado y que, por tanto, deben acometer su venta este verano. Porque creen que el mexicano parece querer marcharse ya de la Real, porque su indisciplina les lleva a pensar que es el momento, y porque con dos años de contrato por delante, sino se vende este verano, difícilmente se podrá sacar algo de dinero por su adiós el siguiente verano, con sólo otro año de contrato. Parece el momento adecuado. Pero no es una situación sencilla, y por eso se trata con toda la delicadeza posible. Aunque ya han empezado a mostrarse inflexibles con algunas de sus acciones, como demuestra la dura sanción que se le impuso por faltar a un entrenamiento. Pero hasta eso lo cuidan, porque no quieren que afecte a un posible futura venta este verano.

División de opiniones en la plantilla con los pitos a Vela

La adición de la Real ya ha comenzado a mostrar su desaprobación por el mal momento deportivo y extradeportivo de su estrella, Carlos Vela. Y por eso contra Las Palmas, en el último partido en Anoeta, un sector ya mostró su desaprobación pitándole en varias fases del encuentro, aunque esos pitos no fueron mayoritarios. En el vestuario realista hay división de opiniones sobre este asunto. "A mi como jugador no me gustan los pitos, me parece que no ayudan al equipo a mejorar y jugar sus partidos. Creo que no es lo mejor durante el partido, luego ya que se expresen como crean conveniente", señalaba Rubén Pardo. Pero su capitán, Xabi Prieto, decía todo lo contrario. "La afición es soberana, paga su entrada y puede expresarse como quiera. No soy quien para criticar si pitan o aplauden. Nos debemos a ellos y es normal que estén enfadados". Y Zurutuza ejercía de 'suizo': "La afición critica lo que le parece que está mal, en este caso le ha parecido mal algo que ha hecho Vela y así lo ha expresado, no sé qué más decir de ese asunto", señalaba. El mismo vestuario que pidió a Eusebio que le indultara tiene sido ion de opiniones sobre cómo debe actuar la afición a la hora de recibirlo en Anoeta.