REAL MADRID

Pablo Alfaro: “Ramos juega al límite y por eso es el mejor...”

Pablo Alfaro tiene el récord de rojas en Liga (18). Mientras espera la llamada de un banquillo habla con AS sobre Sergio Ramos y no duda en defender al defensa del Madrid.

—Quería hablar de las 15 roja de Ramos en Liga...

Cuando vi la tarjeta roja dije: “¡Verás como me llaman!”. Aún le quedan dos o tres para igualarme, ¿no?

—Tres para igualarle...

—Creo que nos ganará y eso que juega en el Madrid (risas). En títulos nos supera ¡eh! Es un alumno aventajadísimo. Le quedan partidos y unas cuantas. ¿A quién tiene por delante?

—Usted y Aguado, con 18; y Juanito Rodríguez, con 16...

—¡Fijáte! Debuté en el Zaragoza con Juanito. Yo era lateral y con él jugaba Fraile. Después tuve a Aguado de compañero allí y a Sergio en el Sevilla. Colaboré con todos (risas).

—¿Cómo explica tantas rojas a Ramos?

—Los centrales vemos más tarjetas. Sueles lidiar con los más talentosos. También lleva muchos partidos. Además, el reglamento evoluciona y protege más el talento. El fútbol ha ganado en espectacularidad y ha perdido en dureza. Piensa en aquellos centrales antiguos y su fama y mira sus tarjetas.

—Hierro vio diez rojas.

—Jugó de mediocentro. Ahora los árbitros por la evolución del juego sacan las tarjetas antes.

—Y Ramos va al límite...

—Es cierto y es el mejor. Con Puyol son los dos mejores defensas de la historia de España. Va al límite porque es valiente, rápido y confía en sus condiciones. Al final cuando por la autopista vas a 120, a veces te pasas a 121 y te coge el radar. Si valoras lo positivo y lo negativo de él, lo bueno gana por abrumadora mayoría.

—¿Es más duro que usted?

—No. Él es un tipo vehemente, que va fuerte y quiere hacerse respetar. Es una de sus virtudes. Está en un club grande y es verdad que la vara de medir no es la misma.

—Por eso tiene más ‘mérito’.

—Creo que Sergio no estará muy preocupado. Sus preocupaciones son las colectivas y hay que mirar su currículum. Las rojas son daños colaterales en la carrera de uno.

—Varane sólo ha visto una.

—Y fue algo rigurosa. Varane es esa nueva escuela con otras cualidades distintas. Rehúye el contacto. Pero al final cuando hay que marcar a Lewandoswki ¿A quién se lo encargan?

—A Ramos...

—Ahí está la respuesta. Siempre confían en él en los partidos top.

—¿La mala fama pesa?

—Para lo bueno y lo malo. Los árbitros saben como juega cada futbolista.

—¿Venir de la escuela Javi Navarro-Alfaro le perjudicó?

—No. Ganó todo. ¡Bendito perjuicio! Tiene muchas facetas sobresalientes en el juego.

—Quizá deba empezar a medir mejor al ser más veterano.

—Es cuestión de evolución. Ya no es tan impulsivo, va tirando de oficio. Eso con sus cualidades físicas le harán ser ese defensa top unos cuantos años más. En mi última etapa acababa partidos sin hacer faltas...

—¿Cuesta más expulsar a Ramos que a Piqué?

—Bueno... Son centrales, pero con un estilo diferente.

—¡Vaya regate!

—En teoría es igual para los dos. A Piqué también le tocará pasar por caja cuando la haga. Son de escuelas distintas. Si se llevan bien, es la mejor pareja de centrales que tenemos.

—Ahora es entrenador...

—Pendiente de coger la maleta. Los técnicos debemos adaptarnos a lo que tenemos. A mí me gusta que mi equipo transmita, sea con el estilo que sea sobre el campo.