"Siento Málaga como mi casa y mi deseo es retirarme aquí"

AStv

MÁLAGA | SANTA CRUZ

"Siento Málaga como mi casa y mi deseo es retirarme aquí"

Roque Santa Cruz es uno de los jugadores paraguayos más importantes de todos los tiempos. Tras su breve paso por el Cruz Azul mexicano decidió regresar a Málaga “porque esta es mi casa”. Ha reaparecido tras un largo periodo de lesión. La afición y Javi Gracia le esperan.

¿Cómo transcurre su segunda etapa en el Málaga?

Estoy muy contento por haber podido volver. Se me ha hecho larga la espera para volver a jugar después de la lesión. Vivimos un momento complicado sin ganar partidos con un poco de incertidumbre también a nivel dirigencial. Es un momento complicado el comienzo, pero todo el grupo tiene la ambición de salir adelante porque nuestra plantilla es mucho mejor de lo que indica la clasificación.

Se han producido algunos cambios en la estructura del club.

Lo que sucede a nivel de directiva es un poco ajeno. Nosotros ni siquiera compartimos el lugar de trabajo con ellos porque nos entrenamos en el estadio de atletismo. Eso no influye en el rendimiento de los jugadores. Es mucho más futbolístico y que abarca más del ambiente del que podemos dar respuestas a los interrogantes que podemos despejar sobre nuestro rendimiento. Somos los responsables de la situación en la que nos encontramos a nivel futbolístico.

Antes hablaba con la plantilla Vicente Casado, el anterior director general. Ahora lo hace Pedro González Segura, el nuevo hombre fuerte del jeque Al-Thani.

Tuvimos unas reuniones con él donde nos explicó que los cambios que se van a dar son decisiones del jeque y que se busca una mejoría. Transmite el mejor ánimo del jeque para apoyar al cuerpo técnico y al resto del equipo.

Se fue del equipo en la cresta de la ola con ocho victorias en diez partidos. Regresa en otras circunstancias.

Las salidas no han mermado el potencial del club. Ya se había encadenado una segunda vuelta no tan buena por resultados. Estamos en fase más de reconstruirnos futbolísticamente y recuperar la confianza y sensaciones que tuvimos. Hay que reproducir la seguridad defensiva y tratar de tener más situaciones de gol.

En Miranda de Ebro fue capitán y hasta pudo anotar un gol que puede ser importante.

Para mí fue una sensación súper bonita poder ser capitán. Me sentí súper honrado y gratificado por llevar el brazalete de capitán del Málaga porque es un club que yo quiero y una afición por la que quiero trabajar bien.

¿Ha vuelto a Málaga para quedarse?

Sí. Vamos a asentar la residencia aquí. Va mucho más allá del cariño por el club. Yo sigo por la gente, la afición y la ciudad. Está dentro de las ambiciones nuestras hacer lo mejor por el club. Somos parte de ese amor por el Málaga.

O sea que se retira aquí…

Yo creo que sí. Es mi sensación de estar en casa y de querer jugar con el club. Se dan muchas circunstancias para que uno se involucre emocionalmente.

¿Qué tal le fue en México con el Cruz Azul?

Con sensaciones encontradas. Muy bien hasta que me lesioné. Se había creado una expectativa y hubo desilusión de la gente por no haber podido jugar tantos partidos como habría sido deseable. También hubo decepción porque el equipo no cumplió sus objetivos. Es un club grande que lleva 17 o 18 años sin ver títulos. Los momentos que estuve en el campo lo pasé muy bien, pero no conseguir éxitos creó desazón en la gente.

¿Y para vivir qué prefiere?

Yo creo que mi familia se ha arraigado a la ciudad y a la gente. Se han hecho amigos y sacarlos de un sitio por seguir una carrera les da mucho mérito. Fue un cambio muy importante para ellos y aunque en México estaban bien, ellos son felices en Málaga. En este momento de mi carrera, lo más importante es que mi familia esté bien.

Y aquí se siente querido.

Desde que regresé estuve cuatro meses sin jugar y he notado el cariño de la gente. Estoy mucho mejor y cada día me estoy soltando más. La gente me sigue esperando. Y los jugadores no estamos ajenos a eso. Sentimos esa energía y fluye de ambos lados. Yo estoy súper contento con la afición y ellos conmigo. Estoy feliz porque estoy ganando minutos en el campo y eso me hace ser optimista de poder ver una versión mía muy buena que yo también percibo.

Mañana el equipo se juega otra final contra el Rayo.

Es un partido de seis puntos. Primero porque nos alejaría de la zona peligrosa y después porque les meteríamos a ellos en la presión de tener el descenso muy cerca. Hablar de final tan pronto no es lo adecuado, pero lo tenemos que vivir como si lo fuese.

¿Delantero centro referencia o segundo delantero?

Me ajusto a las necesidades de los partidos. En el bloque, de momento, no tenemos la profundidad como para estar muy en punta. No estamos teniendo ese peso a nivel ofensivo como para mantenernos mucho tiempo en área rival. No me incomoda hacer ni lo uno ni lo otro. Pude jugar en Bilbao, sacamos un punto valiosísimo y eso lo tenemos que ver como un comienzo. El equipo tiene que ir para arriba y necesitamos ganar para salir de los puestos de abajo.

¿Ve que hay fe en el trabajo del entrenador?

El equipo responde a la expectativa. Con un mínimo de cambio y dando un poquito más de cada uno, las cosas están para cambiar. Hay un plantel demasiado bueno como para sufrir lo que nos está pasando. Pero por otro lado también creo y estoy convencido que son circunstancias que van a hacer crecer más al equipo. Hay jugadores jóvenes, otros que llegaron recientemente y debemos tener esa unidad a nivel grupal . Vivir lo que estamos viviendo hacen que un grupo se una. El cuerpo técnico tiene la misma filosofía y trabajamos todos los días al máximo.

La palabra ‘descenso’ ni mentarla…

Sabemos que hay necesidad después de la etapa de Champions con los problemas económicos. Es una necesidad del club permanecer en Primera y sustentarse por sí solo. Pensamos en alejarnos de la zona baja. No queremos vivir un año angustiante de principio a fin.

¿Piensa en seguir yendo con la selección de Paraguay?

Por la ley de la naturaleza uno aparece menos, pero obviamente llega un momento en que se acaba, como todo. Si me llaman, estaría allí siempre que no involucre un riesgo innecesario. Ahora mismo vengo de una lesión muy larga y estoy muy pendiente de llegar a una forma que me permita rendir para el club al nivel que yo quiero. Y si las circunstancias se dan y creo que puedo ayudar, voy a estar. Es muy difícil, o imposible, decirle ‘no’ a la selección.

0 Comentarios

Normas Mostrar