El Barça B empata en casa ante el Tenerife y agrava su crisis

BARCELONA B 2 - TENERIFE 2

El Barça B empata en casa ante el Tenerife y agrava su crisis

El filial azulgrana contaba con numerosas bajas debido a los compromisos internacionales y además jugó desde el minuto 34 con uno menos, tras la expulsión de Dongou.

El Barcelona B no pasó del empate ante el Tenerife (2-2), en un partido muy gris de los azulgrana en el Miniestadi, que no consiguieron el oxígeno necesario para tener opciones de luchar contra el descenso a Segunda División B.

El filial azulgrana salió con ganas al terreno de juego, dispuesto a olvidar, por lo menos durante la tarde del domingo, la crisis interna que vive el vestuario. Según su entrenador, Jordi Vinyals, el equipo es un ejemplo de la "degeneración de los valores" del fútbol base azulgrana.

En el minuto 4, Dongou consiguió inaugurar el marcador para los locales, tras rematar de primera un buen centro de Adama, que le dejó la portería vacía al "9" azulgrana, que sólo tuvo que empujar el balón.

Durante los siguientes minutos, el Barcelona se creció y jugó al ataque. Adama hizo verdaderos maratones por la banda derecha, aunque casi todos acababan con una pérdida del balón o con un mal centro.

En el minuto 12, un error de la defensa local en el momento de sacar el balón dejó el esférico a Suso. Hizo un genial pase a Ifrán, que se encontraba dentro del área. La controló, la orientó y fusiló la portería de Suárez, que no pudo a hacer nada para evitar el empate a uno.

Los catalanes sabían que no podían permitirse acabar en tablas, porque el partido era una oportunidad para conseguir tres puntos que le dieran un poco de aire en su lucha por la permanencia.

Cinco minutos antes de cumplirse la primera media hora de juego, Grimaldo recibió el balón, se metió en área, recortó y fue zancadilleado. El penalti fue claro y Patric lo transformó en el 2-1.

Durante el último cuarto de hora de la primera mitad, el Barcelona B supo mantener el marcador e incluso creó algunas ocasiones de peligro, todo un mérito tras la expulsión del camerunés Dongou, que hizo una fea entrada en el minuto 35.

Además de la expulsión de su delantero centro titular, el Barça tuvo numerosas bajas, debido a los compromisos internacionales de esta semana. No estuvo el lesionado Wilfrid Kaptoum ni el sancionado Adrián Ortolá. Tampoco los internacionales Diagne, Ondoa, Halilovic, Samper y Munir, sensibles ausencias ante un rival fuerte como es el Tenerife.

Aún así, los azulgranas consiguieron irse al descanso por delante en el marcador y con los aplausos del público del Miniestadi, que ofreció la segunda mejor entrada de la temporada. Los socios quisieron apoyar a un equipo sumido en grave crisis.

La segunda mitad fue un baño de realidad para un equipo, el Barcelona B, que no parece encontrar la luz al final del túnel. Los canarios impusieron su fuerza y consiguieron el empate a veinte minutos para el final.

En una nueva gran jugada, Suso ganó la línea de fondo y su centro lo aprovechó Maxi Pérez para marcar a placer. A partir de ahí, el Barcelona B se vino abajo y apenas se acercó a la portería contraria, algo que sí hizo el Tenerife. Y mucho.

El filial azulgrana, que la temporada pasada terminó en la parte alta de la tabla de la Liga Adelante, sufrió de lo lindo para mantener el empate, sin parecer tener ninguna ambición más que esa. O, en todo caso, sin saber como hacerlo para tenerla.

0 Comentarios

Normas Mostrar