BARCELONA

Neymar también se enfada: “A mí no me gusta ser cambiado”

Ya lleva 16 goles, más que todo el año pasado. Marca un gol cada 88 minutos y en el total de la temporada lleva 23 contando Brasil. Ha dado cuatro asistencias.

Neymar terminó el partido del jueves ante el Elche enfadado con la decisión de Luis Enrique de cambiarlo en el minuto 66 con un 5-0 en el marcador. Con la sustitución, el brasileño se dirigió al banquillo con mala cara y, sin mirar a su técnico, se sentó indignando. Tras el partido, declaró en Antena 3 que “no me gusta ser cambiado, a mí lo que me gusta es jugar”.

De esa forma pareció posicionarse Neymar en el conflicto entre Messi, su amigo e ídolo, y Luis Enrique. Aun así, Neymar no quiso confirmar la existencia de líos entre el entrenador y los jugadores: “No hablo de lo que pasa en el vestuario. Son cosas privadas”, dijo con un rostro mucho más serio de lo que tiene acostumbrados a los aficionados en las redes sociales.

Realizador. El brasileño se ha ganado la etiqueta de jugador importante gracias a unos grandes números en esta primera parte de temporada y está demostrando que no sólo sabe regatear y jugar para la galería. Al crack se le ha despertado el instinto goleador en su segunda campaña con el Barcelona y ya lleva más goles que el año pasado con la mitad de partidos jugados.

En 1.420 minutos repartidos en 20 encuentros, Neymar ha conseguido marcar un total de 16 goles en todas las competiciones oficiales, promediando uno cada 88 minutos. Los tantos están repartidos en 11 en Liga, tres en la Champions y los dos que marcó el jueves contra el Elche en Copa del Rey, siendo junto a Messi, Suárez y Sandro los únicos en haber anotado en todas las competiciones. Además, lleva siete tantos en los amistosos que ha disputado con la selección brasileña, elevando a 23 su registro.

La campaña anterior, en cambio, disputó 41 partidos en los que logró 15 goles, nueve en Liga, cuatro en la Champions, uno en la Copa y el gol contra el Atlético que sirvió a los azulgrana para ganar la Supercopa de España.

Sin embargo, su contribución goleadora ha mejorado en detrimento de su faceta de pasador. El delantero terminó la campaña anterior con 11 asistencias, mientras que ahora lleva tan sólo cuatro, eso sí, aún con muchos partidos para disputar y, si Luis Enrique no quiere tener otro enemigo, también muchos minutos que jugar