Bale, el hombre de las finales

REAL MADRID - SAN LORENZO

Bale, el hombre de las finales

El galés volvió a marcar en un partido decisivo, como ya hizo en Valencia y en Lisboa. En finales a un partido, sólo en Cardiff se fue de vacío.

Otro partido decisivo por un título, otra final, y otra vez apareció Gareth Bale. En el minuto 51, recibió un pase de Isco entre líneas y batió con su disparo al guardameta de San Lorenzo de Almagro, no sin la colaboración de Torrico, muy blando en el bloqueo. Era el 2-0, la tranquilidad para el Real Madrid en la final del Mundial de Clubes y el tanto que, muy probablemente, certificaba el título. Y no es la primera vez.

Desde que llegó al Real Madrid, Bale ha disputado cuatro finales a partido único: Copa del Rey, en Valencia ante el Barcelona; Champions League, en Lisboa frente al Atlético; Supercopa de Europa, en su Cardiff natal contra el Sevilla; y Mundial de Clubes, con San Lorenzo como rival. En todas el británico tuvo un papel destacado, y sólo en una se fue de vacío.

En Valencia decantó el choque con un golazo tras aquella cabalgada en la que salió y volvió a entrar en el terreno de juego, fundiendo a Bartra en la carrera y batiendo bajo las piernas a Pinto; en Lisboa, su cabezazo, tras un jugadón de Di María, supuso el 2-1 y acercó la Décima; y en Marrakech terminó de tumbar el muro de San Lorenzo. E incluso se permitió en el 64' un centro-chut que sólo el larguero impidió que entrase. 

En Cardiff no pudo anotar, aunque también se dejó notar con una asistencia de lujo para que Cristiano Ronaldo abriese el marcador, con un cambio de orientación de banda a banda que remató el portugués. 

Comentarios

Comentarios no disponibles