Competición
  • Premier League
  • Serie A
Premier League
Serie A

Málaga-Salamanca, precedente de 1980 sancionado por tongo

Lucha contra los amaños | La intrahistoria

Málaga-Salamanca, precedente de 1980 sancionado por tongo

Málaga-Salamanca, precedente de 1980 sancionado por tongo

El partido acabó con triunfo charro por 0-3 y la manera en que llegaron los goles levantó un clamor de sospechas que obligó al Comité de Competición a actuar de oficio.

El fútbol español sólo ha tenido un caso juzgado y sancionado por amaño de su resultado. El 27 de abril de 1980, el Salamanca visitaba en plena lucha por la permanencia (estaba a tres puntos del descenso en la jornada 29 en una Liga con 34) a un Málaga ya descendido. El partido acabó con triunfo charro por 0-3 y la manera en que llegaron los goles levantó un clamor de sospechas que obligó al Comité de Competición a actuar de oficio.

El posible amaño salió publicado en la Prensa y el Comité, tras su investigación, consideró probado que el viernes 25 de abril de 1980 sobre las 14:45 Raúl Castronovo, jugador que había militado en el Málaga y en el Salamanca y por aquel entonces jugaba en el Algeciras, fue llamado por Felipe Mesones, entrenador del Salamanca, para preguntarle si tenía contacto con alguien del Málaga y amañar el partido con el pago de 4.400.000 pesetas. Seguidamente, Castronovo transmitió la oferta a Orozco, delantero malaguista. Tras llamar a declarar a casi todos los protagonistas, Competición falló el 20 de junio lo siguiente: 1) Decretar la nulidad del encuentro y descontar dos puntos al Salamanca. 2) Suspender por dos años a Mesones y a Orozco y Castronovo. 3) Suspender por un año a los jugadores del Málaga Migueli, Corral, Aráez y Macías. 4) Proponer a la FEF la inhabilitación a perpetuidad del presidente del Salamanca, Paniagua López.

Apelación confirmó las sanciones pero el escándalo no acabó ahí. El abogado José Cabrera Bazán, fundador de AFE dos años antes, asumió la defensa de los cinco jugadores del Málaga y presentó recurso (también lo hizo Mesones por su lado) al Comité Superior de Disciplina Deportiva y éste revocó todas las sanciones de los recurrentes el 28 de mayo de 1981 por entender que había falta de pruebas. El único que no recurrió fue Castronovo.

Comentarios

Comentarios no disponibles