GIRONA 1 - BETIS 3

Rubén Castro acaba con la condición de invicto del Girona

Dos goles del delantero, uno en cada mitad, fueron decisivos en la primera derrota de la temporada de un Girona que comenzó ganando.

0

CANAL +

Rubén Castro fue la mejor medicina para curar la depresión de un Betis que fue inferior en todo al Girona salvo en la efectividad. Y es que la calidad cuesta dinero y Rubén Castro es el mejor delantero de la categoría. Tuvo dos y las dos acabaron en el fondo de la portería de un Becerra que nada pudo hacer. Velázquez toma aire a costa de haber tomado una decisión que contraviene la idea de fútbol que había querido plasmar en el inicio de temporada. Cambio de dibujo y Rubén Castro cerca del área rival.

El juego no mejoró en absolutamente nada, pero si se acerca la dinamita al fuego lo normal es que explote. Otro destacado fue Matilla, autor de las dos asistencias al canario. Y también de propiciar con una pérdida absurda que el Girona se adelantara en el marcador. Robo en el centro de Pere Pons, cuyo tiro rechaza Adán y Felipe lo aprovecha.

Reacción. Pero Rubén estaba por la labor, y el primer paso bueno que recibió acabó en gol de tiro cruzado. Habían pasado nueve minutos del gol local y ocho después la suerte se iba a aliar con los béticos cuando un pase de Figueras tras un córner rebotó en Lejeune y acabó subiendo al marcador.Acabó mejor la primera parte el Girona y empezó mejor la Segunda, con el empuje de Mata y las incursiones de Junca, que le dio la tarde a Molinero.

Los catalanes dieron un baño en la posesión y, sobre todo, a la hora de demostrar saber qué hacer en cada momento, tanto cuando el balón estaba en su poder como cuando tocaba defender y cerrar opciones al rival. El Betis estaba desbordado, hasta que otro pase profundo de Matilla lo aprovechó Rubén Castro en el 69 para sentenciar.

Hasta el final el Girona fue hacia la portería contraria sin suerte. Rubén Castro fue objeto de un clarísimo penalti por parte de Becerra pero el colegiado había indicado fuera de juego previamente. El Girona, por su parte, reclamó un penalti de Perquis a Mata que, sin ser claro del todo, el internacional polaco podía haber evitado sin problemas. El Betis ganó sin merecerlo demasiado. Falta muchísimo, pero tiene a Rubén.