Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

AStv

Octavos | Brasil - Chile

La trampa chilena: el día que Chile se cortó la dignidad

El episodio del Cóndor Rojas avergonzó al fútbol. Reconoció el error: el meta se rajó la frente al ver que una bengala había caído cerca de él para que el partido se suspendiera.
Suecia vs USA en vivo y en directo: Mundial Femenil Francia 2019

Lo primero que hizo Claudio Bravo cuando salió de Maracaná tras vencer a España fue dedicarle la victoria a Roberto Rojas, el Cóndor. Fue un gesto cargado de simbolismo, pues Rojas pasó de la noche al día de ser un portero admirado a ser poco menos que un villano una noche en Maracaná hace ya 26 años.

El 3 de septiembre de 1989 todo cambió para Rojas. Hasta ese momento, el portero era un hombre idolatrado. Considerado el mejor meta de América y estrella del Sao Paulo brasileño cavó la tumba de su carrera al simular una agresión con el objeto de que se suspendiera un Brasil-Chile decisivo para la clasificación de cara al Mundial 90 y se repitiera en campo neutral.

Ganaba Brasil por 1-0, gol de Careca, cuando a los 69 minutos Rosenery Nello, una secretaria que estaba presenciando el partido lanzó una bengala al campo. Cayó a unos metros de Rojas, que se tiró al suelo haciendo gestos de dolor. Sus compañeros fueron a socorrerle y al ver que tenía la cara sangrando decidieron irse del campo. El árbitro, el argentino Juan Carlos Lostau, suspendió el partido. Brasil temió la tragedia. Podían perder el encuentro, pero un análisis de las imágenes descubrió que Rojas, según un plan preconcebido con el segundo capitán, Fernando Astengo, se autolesionó. El plan se resumía en “a la que pase algo raro, nos vamos del campo, déjalo de mi parte”.

Años después, en una entrevista en La Tercera Rojas reconocía que “yo me corté en Maracaná” y explicaba que el masajista le había metido en el guante una gillette con la que se cortó en la frente cuando oyó caer la bengala. “Me corté la dignidad”, admitía el portero que fue suspendido de por vida y dejó el fútbol mientras a su selección se la dejaba fuera de las eliminatorias del Mundial de 1994, el de Estados Unidos. Distinta suerte corrió la que tiró la bengala, que posó desnuda en Playboy bajo el nombre de La Fogueteira. De ella, nada se sabe, a Rojas lo quiso reivindicar Bravo, que siempre le admiró.