• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
México

56'

60'

68' Sale entra

73' Sale entra

91' Sale entra

Camerún

45' Sale entra

76'

78' Sale entra

MÉXICO 1 - CAMERÚN 0

México sobrevive a otro desastre arbitral con un gol de Peralta

El tanto del delantero llevó al marcador la superioridad de México durante todo el partido. El colombiano Roldán anuló dos goles legales a Gio dos Santos. Camerún fue poca cosa.
Selecciona1998

0

MEDIAPRO

México ganó de manera más que justa a Camerún en su debut mundialista gracias a un gol de Oribe Peralta. Y lo hizo a pesar del árbitro, esta vez el colombiano Wilmar Roldán, que anuló dos goles legales a Giovani por fuera de juego. La Tri de Herrera empata a puntos con Brasil en la cabeza del Grupo A y tendrá que jugarse con Croacia la otra plaza que dejará libre (por lo civil o por lo criminal) la ‘canarinha’.

Los mexicanos se sacudieron las dudas con las que llegaron al torneo a base de desplegar un gran juego, trenzado y efectivo, pero también es cierto que concedieron alguna ocasión clara a una Camerún que no aportó nada, la última, un cabezazo franco en el último minuto de juego de Moukandjo que salvó milagrosamente Ochoa.

Camerún comenzó el partido desorientada, sin un plan, con un 4-3-3 que terminó en aglomeración de jugadores atrás y Etoo como un islote. México no tardó en hacerse con el mando del partido. Primero jugando por fuera, aprovechando las acertadas subidas de sus laterales (5-3-2 de inicio) Aguilar y Layún. Luego, jugando a placer por dentro, con Héctor Herrera, Guardado y Giovani encontrando los huecos necesarios para triangular y volver loca a la defensa de los leones (nada indomables).

No tardaría en llegar la primera ocasión para la Tri. En el minuto 10 Giovani empalmó a la red con la izquierda un gran centro de Herrera, pero el linier se equivocó al levantar la bandera. Gol mal anulado y enfado en la banda de México. El susto hizo reaccionar a Camerún que, aún sin saber por dónde se las daban, empezó a encontrar algún contragolpe. Una internada de Ekotto por la izquierda terminó en remate de Etoo, hasta ese instante desaparecido, que rozó el poste. Tres minutos después, un córner lanzado por Ekotto (el único león que fue indomable en la primera mitad) dejó una jugada dudosa, un posible penalti (lo fue mil veces más, al menos, que el pitado por el japonés Nishimura sobre Fred) de Héctor Moreno a Moting.

Pero México siguió a lo suyo, dominando y combinando con los cuatro hombres del centro del campo encontrando líneas de pase y creando espacios. En el 26’ Márquez le quitaba de la cabeza a Héctor Moreno un remate claro, casi en el área pequeña, que habría supuesto el primer gol después de un saque de esquina de Guardado. Y sólo dos minutos más tarde llegó el segundo palo para Giovani, su segundo gol mal anulado por el linier, este también por fuera de juego. El árbitro no advirtió que la pelota le venía de un rechace de Moting, no de un jugador mexicano. El disgusto del técnico Herrera en la banda era clamoroso. México se iba a la caseta con la sensación de ser muy superior pero sin renta alguna.

El paso de los minutos y la lluvia torrencial que no dejó de caer en todo el partido pesó pronto en las piernas de los mexicanos. Los africanos, con más fuerza y fondo físico, comenzaron a igualar la contienda. La posesión empezaba a repartirse. Antes de que eso ocurriera Peralta tiró al muñeco un uno contra uno ante Itanjde. Camerún fue el siguiente en golpear. Una falta en la frontal de Héctor Moreno a Mbia (espectacular su recorte) fue lanzada con peligro por Ekotto, dueño siempre del balón parado. Era el minuto 57.

Pero el fútbol quiso ser justo con México y en el 60’ llegó el 1-0, cuando México más lo necesitaba. Herrera, otra vez Herrera, filtró el pase para Giovani. Su remate no fue malo pero encontró el despeje de Itanjde, y fue cuando emergió desde atrás la figura de Oribe Peralta, el héroe de la fase de clasificación y los Juegos Olímpicos que había dejado sentado en el banquillo a Chicharito, para adelantar a la Tri.

El técnico Herrera metió en el campo a Fabián (por Guardado, gris) buscando más posesión. Luego a Chicharito por el goleador Peralta. A México no le quedaba otra que sufrir si no tenía la pelota. A Camerún le quedaba el último cartucho, un centro de Ekotto que Moukandjo remató solo de cabeza obligando la palomita de Ochoa. No había tiempo para más. México debutó en el Mundial con victoria.