“La Quiniela cambiará para que el ganador del Pleno se retire”

Juan Antonio Gallardo

“La Quiniela cambiará para que el ganador del Pleno se retire”

“La Quiniela cambiará para que el ganador del Pleno se retire”

Felipe Sevillano

DIARIO AS

El Director Comercial de Loterías y Apuestas del Estado, Juan Antonio Gallardo, recibe a AS en su despacho de la madrileña calle Capitán Haya para analizar el futuro de la Quiniela.

La Quiniela ha recaudado 241 millones de euros menos en las últimas seis temporadas. ¿Qué ha pasado?

—Ha habido muchos avatares en La Quiniela. Siempre. Ha tenidos muchos picos. Hubo modificaciones buenas y malas. La Q1 y la Q2 no gustaron. ¿Lo recuerdan? El Pleno al 15, sí. En 2003, y no diré quién lo decidió, se quitó el 15 y se subió la apuesta a 50 céntimos. Cuando volvimos a poner el 15, La Quiniela volvió a subir hasta 2008. El problema es que hoy este juego no te hace millonario.

—Antes sí. ¿Por qué?

—Ha habido un gran bajón. De 567 millones de venta en 2008 a 326 millones en la última temporada. Hay varias razones para explicarlo. La más importante, que teníamos el monopolio desde 1978 e independencia para este mercado. Ahora, las comunidades tienen competencia. Pero no sólo es eso.

—Cuente, cuente...

—Hay otro factor. La crisis se hace evidente. Es un cuento eso de que en épocas malas se juega más. Se reduce todo menos lo de primera necesidad.

—¿Y hay algo que hayan hecho ustedes mal en todo este tiempo?

—Seguro. Pero hay cosas que se nos escapan. Otro tema que nos ha afectado mucho es que hay tres signos fijos. Madrid, Barça y Atleti. Estás bajando a doce partidos la apuesta real y entonces no hay premios millonarios. Hay mucha facilidad para los apostantes. Un dato de esta temporada: de 28 jornadas, en 17 no han cobrado los de diez. Y el premio más alto hasta la última jornada fue de 616.000 euros. El máximo acertante ha llegado a ganar 2.500 euros y eso no puede ser.

—¿Y cómo han afectado los horarios tan desperdigados?

—Imagínense. Estamos negociando con la LFP para que La Quiniela pueda cerrarse el domingo y no el lunes como sucede ahora. Está tratando de darnos con una anticipación de veinte días los partidos que se celebran el viernes y el lunes. Queremos que el domingo por la noche la gente se conecte con el Patronato para ver cómo ha ido el resultado de La Quiniela. A los apostantes les gusta acabar el juego el domingo y comentarlo el lunes en la oficina.

—¿Por qué tanta antelación?

—El público quiere estudiar el boleto en su casa. A la gente le gusta que sus equipos vayan incluidos. Para evitar el partido del lunes se podrían meter partidos en blanco pero nuestro público es especial.

—¿Y eso?

—La Quiniela es el producto tradicional, un juego técnico. Si la Liga nos da la composición del boleto de dentro de tres jornadas es mejor. Las conversaciones van bien. La LFP está cooperando. Salvo en algún caso, se está cerrando el domingo.

—¿Y sería posible poner de nuevo los partidos en la misma franja horaria?

—Los clubes tienen sus convenios y la LFP nos dice que no puede cambiar.

—¿Cuáles son las soluciones que ustedes aportan a este gran bajón?

—Hay que hacer La Quiniela más atractiva. Hemos tenido una reunión con los puntos de venta y con la LFP. Una tormenta de ideas. La vamos a modificar, pero antes de modificarla tenemos planes. El Pleno al 15 debe ser millonario. Quien gane, que se retire. Que esté deseando que le toque La Quiniela. Que sueñe con ella.

—¿Y de dónde sale el dinero?

—No es dotar de más dinero. El premio va en función de la recaudación. El juego es mutuo. Y no hay tu tía. Depende de lo que vendas. Ahora, hay fórmulas para recaudar mucho más.

—¿Cuáles?

—Habrá muchas veces que no haya acierto y que tengamos un bote porque no haya Pleno al 15. La diferencia es que podría haber botes acumulados de 15 o 20 millones de euros que sí serían atractivos para el público. Pero eso no surge en la primera jornada, se iría acumulando. Esta temporada sólo hubo cuatro fondos para bote y unas pocas veces no hubo Pleno al 15, coincidiendo con el pinchazo del Madrid y el Barça.

—¿Se nota en la recaudación cuando hay un Clásico?

—Sí, claro. Pero son dos días por temporada. El problema es cuando juegan contra otros.

—¿Cuáles van a ser los cambios más notables?

—Permítanme que no diga las modificaciones que vamos a introducir. Pero habrá varias. Vamos a encargar un estudio de mercado a Price o KPMG. Habrá que ver, de esas cuestiones que se pueden modificar, cuáles se llevarán a cabo. Yo lo sé y la LFP también pero tenemos que saber si al público le va a gustar. El estudio de mercado debe ratificar estos planes.

—¿Sería inminente, no?

—La próxima temporada.

—¿Y se eliminará la retención del 20% a los premios?

—Yo hablo de modificar la estructura de La Quiniela y otra cosa es la del 20%, que es una cuestión de Hacienda. Sé que lo están estudiando pero no tengo noticias y eso no es competencia de Loterías del Estado.

—¿Cambiará el boleto en sí?

—La tradición no debe tocarse. Podemos crear otro pero La Quiniela no debe cambiar. La Primitiva también se nos estaba cayendo a marchas forzadas, metimos cambios, hicimos una comparación con las últimas cuatro temporadas y hemos recuperado la confianza. Aquí, aplicaremos el mismo sistema. Los cambios que se hacen están meditados. No es un experimento. La bajada no es producto de que La Quniela esté mal formulada. Repito, se subirá la recaudación cuando el que juega diga: ‘Si gano me retiro’.

—Algunas peñas se quejan de las trabas a la hora de cobrar.

—¿Trabas? No creo. Hasta 1.000 euros te debe pagar el punto de venta. De 1.000 a 5.000 lo puede pagar el punto de venta de forma voluntaria. Y el banco te paga todo. Yo digo: ‘A mí, que me toque. Y luego ya me enfadaré’. Sí que hemos detectado un bajón con las peñas quinielísticas pero todo es por lo que digo. Las peñas se jugaban miles de euros y ahora ya ni los reparten porque los premios no son lo grandes que deberían.

—¿La caída es sólo de La Quiniela o del juego en general?

—En el global de Loterías y Apuestas hemos bajado un 4% y, sin embargo, en la apuesta deportiva caímos el 22%. Recaudamos en ventas totales 9.200 millones de euros. La Quiniela supone unos 300. La Lotería Nacional es el 24% de las ventas. Es el más antiguo, se juega desde 1812. Y también ha habido un descenso.

—¿La Quiniela es un negocio o un servicio?

—Es un producto que da beneficios y que van destinado al Presupuesto del Estado y destinado, por tanto, a la cobertura de servicios sociales. Ha cambiado el tema de la distribución.

—¿Cómo?

—Antes pagábamos a la LFP un 10%. Desde el 1 de enero de 2012 el porcentaje de la Liga se ingresa al CSD y él lo distribuye (para sanear los clubes, para ayudar a los equipos de 2ª B que ascienden y han de adaptar sus estadios, para pagar deudas a los futbolistas de clubes en Concurso y para cubrir los desplazamientos de equipos insulares y de Ceuta o Melilla a la península). El 1% que recibía el Gobierno se lo cede a la RFEF para el fútbol no profesional. Las Diputaciones se siguen llevando un 10%. Todo con un 22% de gravamen a las apuestas.

—Estos parones de Liga matarán a La Quiniela.

—La bajada es espectacular. Hay gente que me dice: ¿Por qué no metes partidos internacionales? Y lo tenemos en cartera. Chelsea, United… Hoy se sigue al Bayern. Igual en pocas semanas, al inicio de 2014, introducimos un par de ellos, no más. Porque a nuestro público le gusta que esté su equipo. Se puede ver si gusta o no. Será una de las pruebas.

—¿Nos desvela alguna más?

—Estamos trabajando con la LFP para hacer un bote importantísimo, de unos ocho millones, para el 26 de enero. Le daremos mucha publicidad. A ver cómo funciona. Va a ser el mejor bote de los últimos años y la LFP regalará algo importante.

—LFP y LAE se llevan muy bien pero ellos solicitan aplicaciones móviles en tabletas, Iphones, Ipads para poder jugar...

—Se puede a través de nuestra web. Es fácil. Podría haber más canales interactivos y apostamos por la tecnología pero no olvidemos que menos del 2% de nuestra recaudación es a través de la red…

—¿Se justifica para proteger a los puntos de venta?

—Son públicos distintos. El público que va al punto de venta es mayor y no juega por internet. El público que está en Internet, más joven. está creciendo pero eso no supone casi nada. Es difícil pasar un juego así, presencial, a virtual.

—¿En otro países es así?

—Francia vende el 95% de su apuesta en presencial...

Comentarios

Comentarios no disponibles