LaLiga Santander
LaLiga 1,2,3
Premier League
Serie A
Bundesliga
Liga Argentina
Liga Portuguesa
Euroliga
Darussafaka DAR

-

Fenerbahce FNB

-

Zalgiris ZAL

-

Buducnost Voli BUD

-

Panathinaikos PAN

-

Khimki Moscú KHI

-

Copa Libertadores
Liga Holandesa
VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Heracles Heracles HCL

-

Liga Belga
Gent Gent GNT

-

Standard Standard SDL

-

Liga Rumana
ACS Sepsi ACS Sepsi SEP

-

Viitorul Viitorul VTR

-

Liga Turca
Caykur Rizespor Caykur Rizespor RIZ

-

Yeni Malatyaspor Yeni Malatyaspor YEN

-

Göztepe Göztepe GÖZ

-

Trabzonspor Trabzonspor TBZ

-

NBA
Golden State Warriors GSW

-

Sacramento Kings SAC

-

Los Angeles Lakers LAL

-

Houston Rockets HOU

-

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

106

Miami Heat MIA

102

FINALIZADO
Cleveland Cavaliers CLE

111

Phoenix Suns PHX

98

FINALIZADO
Brooklyn Nets BKN

99

Portland Trail Blazers POR

113

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

98

Boston Celtics BOS

97

Liga Chilena
Clasificación Mundial - Europa
Turquía TUR

-

Eslovenia ESL

-

Ucrania UCR

-

Montenegro MON

-

Croacia CRO

-

Polonia POL

-

Holanda HOL

-

Lituania LIT

-

Italia ITA

-

Hungría HUN

-

Iniesta señala el camino

Liga de Campeones | Barcelona 3 - Milán 1

Iniesta señala el camino

Iniesta señala el camino

El Barça jugará su quinta semifinal consecutiva. Dos penaltis de Messi y un gol de Andrés doblegan a un duro Milán. Piqué no pudo acabar el partido.

La Copa de Europa está llena de partidos así. En los que un equipo propone y el otro dispone. En los que hay decisiones arbitrales que pueden llevarse al extremo y en los que nada está decidido. Ayer, el fútbol festivo del Barcelona sudó sangre para doblegar a un Milán que nunca se puso nervioso. El Barça superó a un Milán que, sin hacer nada bello, tuvo la gesta a un solo paso. Unos hablarán de los penaltis, otros del partido de ida. Para solventar el dilema, queda la aparición de Iniesta, que con su tercer gol fulminó cualquier debate. A partir de ese tanto, el 3-1, el partido estuvo mucho más cercano al cuarto tanto del Barça que a la remontada italiana. El Barça regresa por quinta vez consecutiva a semifinales de la Champions League.

Sobre el Camp Nou se desplegaron dos planes. Uno apostaba por el ataque constante y el otro por la defensa. Al primero le tenía que apoyar el acierto de sus delanteros. A los italianos les bastaba con esperar su oportunidad. En caso de duda, estaba el criterio del árbitro para ponerles a unos las cosas más fáciles o a los otros más complicadas. Y el colegiado holandés no dudó. Todo lo que en la ida pasó por alto el sueco que dirigió la contienda en San Siro fue tomado en consideración por el colegiado de ayer. Nada de eso ensombrece que el equipo de Guardiola es el justo vencedor de esta eliminatoria.

El plan de Pep estuvo claro desde el inicio cuando apostó por una defensa de tres, situando a Alves como extremo, y optando por darle a Cuenca la mayor responsabilidad de su vida. E Issac no le falló a su jefe. Se enganchó a la banda para permitir que Messi y Fàbregas se asociaran por el centro. Otro debate es si ese papel no lo podrían hacer otros como Alexis, 40 millones en verano, o todo un campeón del mundo como Pedro.

En principio, lo más complicado de ayer era marcar el primer gol, pero éste llegó antes de lo que nadie se imaginaba. A los diez minutos, una obsesiva persecución de Messi en busca de un balón acabó con un claro penalti de Antonioni que el argentino transformó cambiando el decorado del partido.

No obstante, ese tanto le hizo más daño a los locales que a los que lo encajaron. El Milán, consciente de que pasara lo que pasara tenía que marcar sí o sí, mantuvo su esquema, mientras que el Barça no supo muy bien cómo administrar esa ventaja con 80 minutos por delante. Para ellos, la eliminatoria estaba como al principio. Y gracias a esa tranquilidad, lograron dar el golpe que necesitaban. Una buena salida desde atrás evitando la presión del Barça acabó con un gran servicio de Ibrahimovic a Noccerino que convirtió el empate (1-1).

Árbitro.

Ahí empezaba un nuevo partido. Y el Barça, no lo supo administrar. Pero los de Guardiola se encontraron con un árbitro que pitó uno de esos penaltis que se pitan pocas veces. Messi lo transformó y ahí el Barça se vio con el partido en la mano.

Nada cambió en la segunda parte, sobre todo cuando Iniesta volvió a aparecer para marcar el camino a semifinales con su gol. Ni la lesión de Piqué hizo que el Milán, perdido, pusiera en aprietos al conjunto azulgrana.