Mourinho tiene memoria y juegan los mejores

LIga BBVA | Levante-Real Madrid

Mourinho tiene memoria y juegan los mejores

Mourinho tiene memoria y juegan los mejores

david gonzález

Cristiano arriesga ante un Levante que pide ayuda a su afición

Multipliquen por veinte el presupuesto del Levante, por once sus derechos audiovisuales, por siete sus abonados, píntenlo de blanco y tendrán el Madrid. Así que no se engañen: no es partido por la permanencia. Esos 40 puntos que Mourinho empleó como sarcasmo de retorno hacia Guardiola los tendrá el Madrid sobradamente antes de que acabe la primera vuelta y quién sabe si llegará a sumarlos el Levante. Pero la cuestión son los tres de hoy. Y Mourinho presiente que habrá pelea.

Los hechos son que Cristiano, guapo, rico y bueno, no se perdona el partido, pese a los tres puntos de sutura de su tobillo, y que Mourinho completa la mejor lista posible, Kaká incluido y Albiol y Granero, cuyo peso decae, excluidos. Huele a once de gala, con Coentrao de copiloto de Xabi Alonso y en el centro del debate. ¿Puede un jugador exterior sacar el carnet de conducir en dos meses? A Mou y a parte de la hinchada les parece que sí, que ofrece hiperactividad, velocidad y llegada. Otros sospechan que está obligado a jugar por su precio y que la única vacante está ahí.

A Mourinho, pues, le puede la memoria. El Madrid se dejó dos puntos en el Ciudad de Valencia el pasado curso y también cayó en Copa (2-0). Y el Levante se siente agrandado por su gente. Los capitanes presentaron esta semana la campaña 'Damos color al partido' para que los seguidores vistan de granota y acompañen al equipo hasta el estadio. Una iniciativa similar, 'La unión es la salvación', tuvo final feliz el curso pasado.

Y además de calidad, el equipo espera cantidad en el respaldo. Ayer faltaban por venderse sólo 4.000 entradas (costaban entre 60 y 120 euros). Hoy se espera el lleno. El Madrid tiene reservas sobre el césped, que no se ha replantado en 42 años. El Levante, aún invicto, jura que lo rapará como de costumbre.

Dos nuevos.

Juan Ignacio Martínez seguirá en manos del bloque de la temporada pasada. De los nueve fichajes, sólo dos (Barkero y Koné) serán titulares. Y la veteranísima zaga estará bajo vigilancia tras las quejas de Cristiano, especialmente Ballesteros, con once expulsiones en Primera. El Madrid queda obligado a desbordarla después de que ese Barça que "probablemente no ganará nada" devolviera la Liga a su máxima bipolaridad.