El juez inhabilita dos años al ex presidente del Celta

LIGA ADELANTE

El juez inhabilita dos años al ex presidente del Celta

El juez lo justifica diciendo que Horacio Gómez "cometió irregularidades en la contabilidad relevante para la comprensión de la situación patrimonial o financiera de la sociedad".

El titular del Juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra, Roberto de la Cruz Álvarez, ha condenado al ex presidente del Celta de Vigo, Horacio Gómez, y al ex director general del club vigués, Alfredo Rodríguez, a dos años de inhabilitación para administrar bienes ajenos al declarar "culpable" el concurso de acreedores de la entidad gallega.

Una culpabilidad que De la Cruz Álvarez justifica "al haber cometido el deudor irregularidades en la contabilidad relevante para la comprensión de la situación patrimonial o financiera de la sociedad".

No obstante, esta sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

En su resolución, el juez considera que el Celta tendría que haber provisionado las actas recurridas a Hacienda en su totalidad o al menos en parte, a pesar de que el club, que estaba asesorado por la Liga de Fútbol Profesional, consideraba que ganaría los recursos por la vía administrativa o contenciosa.

Sobre el llamado "caso Catanha", De la Cruz dice que el club no demostró la ampliación de contrato del delantero brasileño cuando hubiera sido fácil probarlo.

Respecto de los jugadores Sebastián Méndez y Carlos Vela, por el contrario, no se suscitan las mismas dudas, a la vista de que la administración concursal para la determinación de la duración de su contrato se limita a dar por válido el ajuste contable realizado en 2007", recalca.

Otro de los asuntos importantes era el de la activación de la cantera. El juez considera que "no existe justificación de ninguna clase que acredite que los jugadores activos responden a un contravalor por sus costes de formación".

Finalmente, sobre la ausencia de primas a los futbolistas, De la Cruz Álvarez señala que "simplemente es inverosímil" que no se hubiesen acordado las primas por el ascenso de 2005 o la clasificación para la Copa de la UEFA del año siguiente.