Temas del día

El libro de estilo del Madrid ha quedado arrinconado

El libro de estilo del Madrid ha quedado arrinconado

Un día le pregunté a Jorge Valdano qué sintió cuando le echaron del Real Madrid, como entrenador, en 1996, después de triunfos que lo habían encumbrado, a pesar de que una breve racha le había arrojado sombra. Y me dijo Jorge: "Ese día tuve un buen porcentaje de humillación, de desilusión y de liberación, las tres cosas. Lo que no logro es sentirme el hombre más desgraciado del mundo, pero me tengo siempre bajo vigilancia". Su militancia en el Real Madrid (que es eterna, este semblante ensombrecido es episódico) está inscrita en esa frase; Valdano ha sido y es un madridista; su pasión es el equipo, y a él se ha dedicado, cuando fue jugador, cuando fue entrenador y ahora que ha dirigido el lenguaje institucional en la nueva era de Florentino Pérez. La irrupción abrupta de Jose Mourinho en el lenguaje del club ha desbaratado una construcción narrativa que distinguía al club desde los tiempos inolvidables de Santiago Bernabéu y de Raimundo Saporta. Pero ese ha sido el lenguaje del Madrid: respetuoso con el adversario, elegante con los azares del fútbol, incluyendo a los árbitros y a los otros directivos, y respetuoso también con sus propios futbolistas.

Esa zona de respeto se ha quebrado, y la víctima ha sido más el Real Madrid que Jorge Valdano. En aquella entrevista me dijo: "Soy muy malo para la incertidumbre. En la incertidumbre me peleo, me atormento, me revuelvo, soy capaz de llamar a cualquiera a las tres de la mañana, no me resigno Pero ante el hecho consumado mi reacción es instantánea, de aceptación, de serenidad".

Ahora ha aplicado también ese libro de estilo que es, por otra parte, el ahora arrinconado libro de estilo del Real Madrid. Para eso, lamentablemente Florentino Pérez no ha usado el mejor recambio.