Harto del fútbol, ahora trabaja en un supermercado

Harto del fútbol, ahora trabaja en un supermercado

Carlos Fenoy se retiró casi a los 40 años en el Valladolid, tras 300 partidos totales de Liga en Primera. Después, casado y con dos hijas, regresó a su país. Vive en Rosario. Tuvo ofrecimientos para seguir ligado al fútbol como entrenador, "pero acabé tan harto que quise dedicarme a otras cosas". Durante años vivió "holgadamente", con las rentas que le dejaron sus muchos años de profesional, "aunque nada que ver con la cantidad de 'plata' que ganan ahora los futbolistas". Decidió invertir en un negocio textil y después en un supermercado con un hermano, pero las cosas no le fueron bien: "Tuvimos que vender nuestra parte a un amigo común y yo, afortunadamente, me quedé de encargado en el supermecado".

Ahora, a los 62 años, reparte su rutina diaria entre el trabajo y su familia, "y los fines de semana sigo la Liga española", para la que tiene pronóstico: "El Barça será campeón con el mejor jugador del mundo, Messi".