Dos jugadas de estrategia sellan un empate agridulce

Liga Adelante | Girona 1 - Celta 1

Dos jugadas de estrategia sellan un empate agridulce

Dos jugadas de estrategia sellan un empate agridulce

Montilivi respondió y pulverizó su récord de asistencia.

El Girona no le debería hacer ascos a este nuevo empate. Aunque vaya servido -lleva 5 en los últimos 7 partidos-, no le saque de pobre e hiciera más méritos que el Celta consiguió sumar ante un conjunto que le complicó mucho la existencia adelantándose en el marcador y que, durante muchos minutos, jugó e hizo jugar a conveniencia.

El equipo gallego también se quedó a medias. En el juego y en el premio. Racaneó con el marcador a favor, le faltó algo de ambición y cuando quiso, el Girona ya estaba demasiado metido. Sin embargo, dejó la sensación de que se trata de uno de los grandes y de que está llamado a grandes cosas. El Girona, a su manera, ayer también fue grande. Sin un fondo de armario como el celeste, ni tanta precisión de pase, echó mano de rasgos de identidad algo olvidados en las últimas jornadas para sobreponerse a un gol que se gestó de la nada y para no caer en el desánimo que generan las ocasiones falladas, que fueron unas cuantas.

De la primera parte rescatamos tres acciones. El Celta golpeó primero con un córner de estrategia. Trashorras puso un balón al primer palo y Català se adelantó a la salida de Santamaría. En ataque no hizo nada más. El gol despertó al Girona. A los 34' Peragón controló un balón prodigioso a la media vuelta y soltó un derechazo seco y raso que Falcón envió a córner. Cinco minutos después, Despotovic dio demasiada rosca a un balón que se comió la defensa y se perdió un par de palmos por encima del larguero.

El descanso parecía haber cortado las alas a los de Agné pero como le sucedió al Celta, se le apareció un gol de la nada, en un córner. Noguerol peinó un envío de Peragón al primer palo y en el segundo estaba Luso para estrenarse como goleador en la categoría. Con los cambios, el partido se convirtió en un correcalles y allí salió ganando el Girona. Emergió Jandro y tuvieron ocasiones claras Angel, Moha y Kiko Ratón. El Celta mutó la disposición táctica quitando a Trashorras para desplegar un 4-4-2. También así dio la impresión de que podía dar algún susto postrero. No fue el caso.

Paco Herrera: "Estuvo bien hasta el utillero"

"En la primera parte fuimos mejores aunque no sé si merecimos el gol y en la segunda, quitando los primeros cinco minutos fue mejor el Girona. El empate es justo pero creo que nos faltó un poco de intensidad. No es un campo fácil, el Girona es muy fuerte en su casa. No sé si es suficiente pero ganar en casa y empatar fuera es una buena media".

Raúl Agné: "Recuperamos la identidad"

"Generamos más ocasiones que ellos para habernos llevado el partido. Éramos conscientes de que si les quitábamos el balón tendríamos opciones, pero no hemos culminado bien las jugadas y eso nos ha impedido remontar. Estoy muy contento con el equipo porque logramos recuperamos nuestra identidad. La respuesta de la gente fue sensacional".