Karpin no dimitirá pese a perder 0-3 ante el Marsella

FÚTBOL INTERNACIONA | RUSIA

Karpin no dimitirá pese a perder 0-3 ante el Marsella

"Se me pasó por la cabeza (la idea de dimitir) y de la misma forma se fue. Dejar al equipo tras un partido como ese, no es de hombres. Es de cobardes", dijo el entrenador del Spartak.

El ruso Valeri Karpin, entrenador del Spartak Moscú, aseguró hoy que no dimitirá pese a la dolorosa derrota ante el Marsella (0-3) que dejó al equipo ruso fuera de la Liga de Campeones .

"¿Quién me frenó? Nadie y nada: se me pasó por la cabeza (la idea de dimitir) y de la misma forma se fue. Dejar al equipo tras un partido como ese, no es de hombres. Es de cobardes", dijo Karpin, según el diario digital Gazeta.ru.

Karpin explicó que el dueño del club moscovita, Leonid Fedun, le respaldó tras el partido, "lo que disipó todas las dudas", ya que "el apoyo del dueño es el factor más importante".

El ex jugador del Spartak, Celta y Real Sociedad considera que la derrota ante el Olympique, al que los moscovitas habían derrotado en Marsella (0-1), es una lección que permitirá crecer al equipo más laureado del país con vistas al futuro.

El ex jugador del Spartak y actual entrenador, Serguéi Yuran, pidió la cabeza de Karpin, al considerar que no cumplió con los objetivos, que eran ganar la liga rusa o llegar lejos en competiciones europeas.

El Spartak confiaba en clasificarse para la segunda fase tras ganar los dos primeros partidos de la "Champions" ante el Olympique y el Zilina (3-0).

No obstante, tres derrotas consecutivas ante el Chelsea y el martes ante los franceses, le han dejado fuera de la competición, en la que había depositado muchas esperanzas.

Ante el Olympique, el Spartak echó mucho de menos al brasileño Álex, su mejor jugador y que ha estado ausente por lesión de los terrenos de juego justo cuando más lo necesitaba su equipo.

Karpin, director deportivo del Spartak, asumió el cargo de entrenador tras la destitución a principios de 2009 del danés Michael Laudrup, y condujo al equipo hasta la segunda posición en la liga, sólo por detrás del Rubín Kazán.

En cambio, esta año el equipo comenzó muy titubeante y únicamente enderezó el camino mediada la temporada, cuando ya era imposible dar caza al campeón, el Zenit, y a los otros dos equipos que se clasificaron para la Liga de Campeones, CSKA y Rubín.

El Spartak, club patrocinado por la petrolera Lukoil, no gana la liga desde 2001, sequía que está acabando con la paciencia de la afición.