NBA
FINALIZADO
Washington Wizards WAS

117

Orlando Magic ORL

109

FINALIZADO
Toronto Raptors TOR

110

New Orleans Pelicans NOP

126

FINALIZADO
Miami Heat MIA

114

Philadelphia 76ers PHI

124

FINALIZADO
Minnesota Timberwolves MIN

120

Brooklyn Nets BKN

113

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

118

Phoenix Suns PHX

101

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

98

Dallas Mavericks DAL

103

FINALIZADO
Memphis Grizzlies MEM

88

Utah Jazz UTA

96

FINALIZADO
Sacramento Kings SAC

104

San Antonio Spurs SAS

99

FINALIZADO
Los Angeles Clippers LAC

121

Golden State Warriors GSW

116

Eurocup
Lietuvos LIE

-

Unics Kazan UNK

-

Arka Gdynia GDY

-

Tofas Bursa TOF

-

Dolomiti Energia Trento TRE

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Los penaltis premian el espíritu del Espanyol

PRETEMPORADA | ESPANYOL 0 - SAMPDORIA 0

Los penaltis premian el espíritu del Espanyol

Sin fichajes y plagado de jugadores de la cantera, el Espanyol se presentó ante su público en Cornellà intentando ofrecer un juego trenzado, pero se dio de bruces ante la resistencia de su rival, el Sampdoria italiano, que en su preparación para la previa de la Liga de Campeones apretó los dientes para intentar anular a los anfitriones, aunque acabó cediendo en la tanda de penaltis.

El Espanyol le puso voluntad y tesón, por momentos, incluso buen fútbol, pero al equipo de Mauricio Pochettino le faltó poner el punto final a sus acciones. Las buenas intenciones no tuvieron final feliz. No ayudó el Sampdoria, que desplegó los peores códigos del fútbol italiano; agresividad, ritmo lento, juego trabado, el renovado césped de Cornellà convertido en un campo de minas. Y en punta, aislado, con sus botas de color naranja, Antonio Cassano, todo talento pero con pocas ganas de esforzarse por el equipo en un partido amistoso.

Pese a todo, el Espanyol llevó a cabo un digno ejercicio futbolístico, con Verdú en el doble pivote, encargado de generar fútbol, escoltado por Forlín, en ausencia de Iván de la Peña, que sigue guardándose para los partidos oficiales.

Callejón, Coro y Luis García saben leer los movimientos de sus compañeros y Osvaldo, el indiscutible delantero centro del equipo, sigue teniendo la rebeldía necesaria para morder a las defensas rivales. El equipo blanquiazul combina, intenta tratar bien la pelota y tiene frescura, pero le sigue faltando lo esencial, el gol.

La mejor oportunidad del Espanyol llegó en el ecuador de la primera parte, cuando un despeje de Cristian Álvarez se convirtió en una asistencia de cincuenta metros para Osvaldo. Acostumbrado a buscarse la vida entre un puñado de rivales, atacante hábil y hambriento, el argentino se revolvió, se perfiló y obligó al portero Fiorillo a firmar una de las paradas de la noche.

Le respondió minutos después Cristian Álvarez, el sustituto de Kameni. El argentino sacó una mano cambiada para despejar un remate a bocajarro de Mannini, la mejor ocasión de los italianos. El desfile de cambios en la segunda parte desnaturalizó el partido, aunque también creó el escenario perfecto para que algunos de los aspirantes del filial mostrasen su candidatura.

Fue el caso del portugués Rui Fonte, delantero portugués cedido al Espanyol B, que intentó sorprender al meta italiano con un disparo lejano actuando como punta de referencia en el equipo de Pochettino. Apenas ofreció nada más la reanudación, transformada en un tanteo entre un equipo tímido, el Espanyol, y otro, el Sampdoria, poco interesado en jugar al fútbol.

También participaron jugadores como Galán, Pau o Álvaro Vázquez, llamados a ser el futuro del club. Del lateral al extremo, el Espanyol de la segunda parte fue una colección de jóvenes dispuestos a reclamar una oportunidad, una especie de ''casting'' para poner a prueba su competitividad. El Espanyol terminó el partido con diez jugadores del fútbol base.

Después de dejar morir el partido gracias al Sampdoria, más interesado en no perder que en ganar, el Espanyol ganó el trofeo en la tanda de penaltis. Cómo no, apoyado en sus meritorios, los encargados de lanzar los penaltis y de dejar el trofeo en casa.