Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Mou y el Madrid pueden romper anualmente

Real Madrid | La intrahistoria

Mou y el Madrid pueden romper anualmente

El contrato de Mourinho con el Madrid tiene truco: nos contaron que se firmó por cuatro años (dos más que Pellegrini) en lo que iba a ser la apuesta más larga del presidente madridista en sus dos etapas. Pues sí, pero no: al final de cada año de compromiso cualquiera de las partes puede resolverlo sin derecho, ni obligación, a indemnización alguna. No se trata de un contrato cerrado y sí abierto a ponerle punto final sin traumas económicos por las partes.

Estamos, pues, ante un "pacto de buenas intenciones" entre club y entrenador, las partes, que no desconocen lo que es el fútbol precisamente. El Madrid está interesadísimo en que Mourinho sea durante cuatro temporadas el inquilino del banquillo y al portugués cumplir esa etapa le supondría una gran muesca en su revólver: habría ganado títulos y batido un récord de permanencia en la Casa Blanca prácticamente galáctico. Acabado ese plazo podría acometer la última ilusión de su vida profesional y postularse como seleccionador de Portugal. O incluso renovar por el club blanco: si aguantó cuatro campañas podría gritarse al mundo aquello de ¡ha nacido para entrenar al Madrid! Pero el fútbol requiere dejar siempre una ventana abierta para escapar y la entidad lo sabe: un primer año malo, un lío, no le iba a costar al Madrid tres más de compromiso en cifras que son más propias de crack de corto que de entrenador.

A la espera de saber cómo cierra Florentino Pérez los fichajes, el Mundial es de la opinión de que el gran fichaje madridista en este 2010 es (y va a ser) su entrenador.