Del Bosque: "No habrá muchos cambios ante Holanda"

mundial 2010 | españa

Del Bosque: "No habrá muchos cambios ante Holanda"

Del Bosque: "No habrá muchos cambios ante Holanda"

El seleccionador asegura que por encima de las individualidades de Holanda está la personalidad de la selección: "Si defendemos como ante Portugal y Alemania tendremos mucho ganado. La clave es seguir con nuestra idea de juego y nuestro organización". Además, asegura que se siente "con ganas y emoción" de cara a seguir como seleccionador hasta la Eurocopa de 2012.

Vicente del Bosque, seleccionador español, afronta con máxima concentración el que será, el próximo domingo, el partido más importante en la historia del fútbol español: la final del Mundial ante Holanda. España llega en su mejor momento tras derrotar a Alemania, temible hasta semifinales, con una exhibición en la que se reencontró con su mejor versión tras las dudas de la primera fase y el sufrimiento de los cruces, especialmente en cuartos ante Paraguay.

Pero Del Bosque tiene claro que el éxito de la selección es su estilo y su personalidad y que eso no va a cambiar en la final: "La clave es seguir con nuestra idea de juego y nuestra buena organización. A partir de nuestro orden, la calidad individual debe resultar decisiva". Además reconoce que una de las claves menos comentadas pero más fiables del equipo español es su seguridad defensiva: "Ellos no son sólo Robben y Sneijder. Tienen a Kuyt, Van Persie... pero si defendemos como ante Portugal y Alemania, tendremos mucho adelantado". Por eso, y después del gran partido ante Alemania, hay que descartar cualquier atisbo de revolución de cara a la final: "Hemos mantenido un bloque de jugadores en estos seis partidos anteriores y no creo que haya muchos cambios".

En cuanto a la mentalidad del equipo, no tiene dudas de que sus jugadores estarán a la altura de una cita de tanta trascendencia: "Más que nerviosos, estamos responsabilizados. Hemos soportado bien la presión durante este Mundial. El jugador tiene que ser responsable, pero no tiene que estar alterado porque entonces bajaría su rendimiento", ha asegurado en un encuentro digital con los lectores de El País.

Sobre el bloque de jugadores que está haciendo historia en Sudáfrica, el 'Mister' tiene claro que el colectivo está por encima de las individualidades: "Los 23 jugadores que tenemos son muy buenos". De esta forma evita entrar en casos puntuales de jugadores que están teniendo pocos minutos, como Llorente o principalmente Cesc y Silva. La respuesta de Del Bosque siempre es similar: "No hay cabida para todos y hay mucha competencia, sobre todo en el centro del campo". En caso de Fernando Torres, no ha querido justificar su bajo rendimiento por los problemas físicos: "Si ha jugado los cinco primeros partidos es porque le hemos visto bien físicamente".

Sí ha querido, sin embargo, defender dos ideas, una individual y otra colectiva. La primera es la sorprendente entrada de Pedro por Torres ante Alemania, a la postre una decisión más que acertada: "Estamos muy contentos del trabajo que hizo Pedro. Queríamos que más que defender, atacara a Lahm. Decidí contar con él desde que acabó el partido de Paraguay, buscando alternativas a los puntos fuertes de Alemania ". La segunda es el doble pivote Busquets - Xabi Alonso, criticado en los primeros partidos y finalmente fundamental en el equilibrio del equipo, como se apreció en semifinales: "Se les ha etiquetado como pivotes defensivos y creo que los dos, además de tener conciencia defensiva, tienen un marcado carácter ofensivo".

"No hay que hablar de favoritismo"

Sobre el partido ante Alemania, ha explicado cómo se gestó la jugada del gol, a balón parado y con remate de Puyol: "Hemos alternado lanzamientos directos con jugadas en corto. El Barcelona lo aplica cuando defienden los contrarios en zona pasiva. Habíamos hablado de ellos con Carles". Y además ha reconocido cuál fue el gran éxito de la selección: "Alemania es una gran selección y nosotros la hicimos más pequeña". Y, por buscar un 'pero' a la trayectoria de su equipo, lamenta que sólo haya sido capaz de marcar tres goles en los tres últimos partidos: "no estamos teniendo el tino necesario de cara al gol con respecto a nuestra producción de juego. Hacer goles es lo más difícil del fútbol".

En cuanto a la parte más emocional de la victoria, el seleccionador ha hablado sobre aquelllas cosas que rondaron su cabeza tras el pitido final y con el 1-0 y el pase a la final asegurado: "Se me pasó por la cabeza que habíamos hecho un buen partido y que llegamos en buenas condiciones a la final, sin lesionados ni amonestados y en buen momento de juego. Me acordé de los más próximos, de mi familia, que estaban sufriendo en Madrid. Además, era San Fermín y durante el día me acordé mucho de mi padre y mi hermano que se llamaban Fermín".

De cara a la final, ha rechazado el papel de favorito que casi todos dan ya a España: "No hay que hablar de favoritos, Holanda ha tenido un excelente recorrido en este Mundial. Solo el hecho de eliminar a Brasil hace que no se le pueda considerar un adversario fácil". Sin embargo, se muestra deseoso de que España consiga por fin elevarse a lo más alto del olimpo del fútbol mundial, algo que hasta ahora no ha conseguido por razones "más misteriosas que racionales".

Finalmente ha abordado el tema de su continuidad en el cargo tras el éxito de Sudáfrica y ha confirmado sin medias tintas que algo raro debe suceder para que no sea seleccionador en la próxima Eurocopa de Ucrania y Polonia: "La Federación cree conveniente que sigamos hasta la Eurocopa 2012 y tenemos ganas y emoción por seguir".