Temas del día

La revelación de la Liga mide la fe del perseguidor

Liga BBVA | Mallorca - Real Madrid

La revelación de la Liga mide la fe del perseguidor

La revelación de la Liga mide la fe del perseguidor

jesús aguilera

El Mallorca repite once y en el Madrid sólo Marcelo es baja.

Cuando el Barcelona marcó el primer gol los jugadores del Madrid acababan de aterrizar en Palma. Hubo comentarios diversos, pero predominó la indiferencia. Luego, en la cena, continuaron las noticias y prosiguió el desdén. Después la plantilla se sentó frente a un televisor para ver el final del partido y los últimos goles del Barça. La actitud no cambió: aparente desinterés.

Hoy pasará lo mismo. Mientras el Madrid esté jugando en Mallorca, los futbolistas del Barcelona simularán un zapping desganado o se inventarán una cena en una cabaña incomunicada, porque ignorar al rival es una forma de resistirse a sus encantos.

Quizá si observaran con más atención advertirían que a nadie le sobra nada. Sufren unos y otros. Y esta noche debería repetirse esa angustia, con más motivo si pensamos que juegan el equipo revelación contra el mejor perseguidor que recuerdan los tiempos y los puntos.

Esa es la primera particularidad del partido: se enfrentan dos equipos eufóricos, en pugna por objetivos lujosos. El Madrid pelea el título y el Mallorca pretende la Champions, una vez asegurada su participación en la Europa League gracias al empate del Getafe y la derrota del Villarreal.

Resumidos los méritos del anfitrión (35 jornadas en puestos europeos), no me resisto a practicar la demagogia: si Gregorio Manzano se llamara Greg Appletree y fuera endemoniadamente antipático no tengo duda de que sería candidato a los mejores banquillos del mundo. Porque no se me ocurre un entrenador que haya mejorado tanto a un equipo. Y de eso se trata, creo.

Para enfrentarse al milagro del Mallorca, el Madrid opondrá a lo mejor que tiene con excepción de Marcelo, sancionado. Su baja (considerable) recoloca a Ramos y Arbeloa en los laterales y propicia el regreso de Garay al centro de la defensa. No se esperan más novedades y tampoco las habrá en el Mallorca (jugarán los de San Mamés, 1-3).

Lo demás es expectación de gran partido. En Palma se ha hecho un llamamiento para vestir de rojo y se repartirán 20.000 pancartas con forma de camisetas. Así se decorará un estadio donde en esta temporada sólo han ganado Sevilla y Barcelona. Ahora es el turno del perseguidor.